Cerrar Buscador

"Me suspenden por ser positivo en Covid-19"

Por Fran Cano - Diciembre 04, 2020
"Me suspenden por ser positivo en Covid-19"
Imagen de recurso. Foto: Beatriz Rivilla

Antonio Lebrón interpone un recurso después de que el Tribunal lo descarte del segundo examen de una oposición para administrativo, pese a que comunicó en tiempo y en forma que no acudió al examen por estar contagiado

"Me han robado la oportunidad de optar a una plaza de administrativo. La lectura que hago es que me han suspendido por ser positivo en Covid-19". Antonio Lebrón resume en declaraciones a este diario la experiencia que ha vivido como opositor para administrativo en el Ayuntamiento de Alcalá la Real. El postulante aprobó el primer examen y contrajo el Covid-19 justo antes de la segunda prueba. Pese a que comunicó en tiempo y en forma la imposibilidad de acudir a la segunda fecha por su contagio, el Tribunal no atendió las alegaciones y lo ha excluido del proceso selectivo.

Lebrón concurrió a una de las dos plazas de administrativo ofertadas en el Ayuntamiento de Alcalá la Real. El primer examen fue el pasado 4 de septiembre en el IES Alfonso XI. Lo aprobó, según constató en el tablón de anuncios telemático el 30 de septiembre. Ese mismo día conoció la fecha de la segunda prueba, fijada para el 9 de octubre a las 11:00 horas en el Centro Social Polivante La Tejuela.

El día 6 de octubre los rastreadores lo contactaron porque estuvo en contacto estrecho con un positivo. Un día después, el 7 de octubre, le hicieron las pruebas del Covid-19 y a las 12:00 horas le confirmaron que era positivo. "En ese momento me llama mi médico de cabecera y me explica la normativa impuesta por las autoridades sanitarias", dice en alusión a la obligación de la cuarentena. "Reconozco que al principio no sabía qué hacer. Incluso se me pasó por la cabeza apurar las opciones e ir al examen. Tenía dolor de garganta y tos leve, pero estaba bien y seguí estudiando", rememora.

Finalmente, tras hablar con un amigo, Antonio Lebrón contactó a UGT en Granada. De acuerdo con el relato del opositor, el sindicato le indicó que la enfermedad por el coronavirus es tan reciente que no había ningún caso anterior como el suyo. "Pero me dejan claro que es una cuestión de fuerza mayor y que tenía que alegar para que me pospusiesen la fecha de la segunda prueba", continúa.

LAS ALEGACIONES, UN DÍA ANTES DEL SEGUNDO EXAMEN

Lebrón llamó al Ayuntamiento el 8 de octubre para hablar con el Tribunal y detallar la situación. Lo instaron a comunicar lo ocurrido al presidente del Tribunal. "Consigo contactar y me piden que mande el certificado médico para validar mi positivo", añade.

El aspirante mandó toda la documentación requerida aquel día. También se quedó con un resguardo sobre la notificación telemática. No le contestaron. Nadie le mandó un acuse de recibo y al día después, 9 de octubre, no acudió al examen.

Posteriormente, ya recuperado de la enfermedad, Lebrón mandó un correo para comunicar que tenía el alta. Fue el 15 de octubre. Pidió formalizar la segunda fecha para el examen. Su sorpresa llegó después, el 29 de octubre, cuando constató que había publicada un acta del Tribunal con fecha 27 de octubre sobre la oposición.

Lebrón leyó, incrédulo, el párrafo que aludía a su situación: «La no presentación a cualquiera de los ejercicios en el momento de ser llamados comparta que se decaiga automáticamente en su derecho a participar en el ejercicio de que se trate y en los sucesivos, quedando, en consecuencia excluido del proceso selectivo. Por consiguiente el Tribunal acuerda no atender dicha alegación, excluyendo al aspirante del proceso selectivo».

"Fue un jarro de agua fría. No me lo esperaba. Y seguimos sin entender por qué me han echado del proceso", dice. Ya ha ha interpuesto un recurso administrativo y contempla la vía judicial. "Tendrá que ser un juez quien decida si el proceso ha sido justo y se ha ceñido a la legislación sobre igualdad de oportunidades que la Constitución recoge. Aquí no ha habido igualdad. Yo no me presenté por imperativo de las autoridades sanitarias", subraya.

Antonio Lebrón destaca también el gasto que asume de tiempo y de dinero, como cualquier aspirante, para concurrir a la plaza. En 2018 también lo intentó, de modo que acumula dos años más o menos continuos de dedicación. "No entiendo que la administración pida responsabilidad con las normas sanitarias y a mí, que he sido coherente, me excluyan así", concluye.

He visto un error

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK