Cerrar Buscador

Por Fran Cano - Junio 18, 2017
José Carlos Gutiérrez es el cronista oficial de Jamilena.

Cuarto Milenio emite hoy un reportaje sobre Diego José de Rejas Peralta (Huelma, 1807), más conocido como el Padre Rejas. El cronista oficial de Jamilena, José Carlos Gutiérrez (Jamilena, 1982), recuerda parte de la historia del personaje religioso y desgrana algunos de los motivos que han llevado al programa de Íker Jiménez ha centrarse en el predicador nacido en Huelma. Hay que hablar, cómo no, de milagros.

—Para quien todavía no lo sepa: ¿quién era el Padre Rejas?

—Un religioso agustino que vivió entre 1807 y 1867. Ingresó en el convento de Jaén, pero sobre 1830, aproximadamente, cuando se produce la famosa desamortización de Mendizábal, tiene que abandonarlo, porque el convento pasa a ser del Estado. Al salir obligado, vive de una una pensión estatal. A raíz de su amistad con otro religioso dominico, Domingo Pajares, predicador en Jamilena, el Padre Rejas se afinca en el municipio también. Allí estará hasta su muerte, en 1867.

—Así se da el vínculo con Jamilena.

—Sí, fue predicador y colaboró con el párroco de entonces en las celebraciones tradicionales, como los bautizos. Era una suerte de auxiliar y al mismo tiempo predicaba en otros municipios, como en Andújar, Arjona, Torrendonjimeno y Los Villares. Su labor se diversificó al llegar a Jamilena.

—¿Qué tenía él de especial?

—Parece ser que albergaba dotes, digamos, sobrenaturales. Por ejemplo, uno era el don de adivinar. Así sabía si venían malos tiempos o tormentas.

—De ahí el interés de Cuarto Milenio.

—Exacto. Además se cuenta que el Padre Rejas tenía también el don de la curación. Al parecer, hasta era capaz de estar en dos sitios a la vez. Obviamente, hablamos del terreno de la fe. El proceso de beatificación está estancado desde hace casi un siglo, en 1919. Depende de la Iglesia, claro.

—¿Se sigue hablando de él en el municipio?

—Sí, de hecho hay muchas cosas relacionadas con él en el pueblo. Hay calles que llevan su nombre. Ocurre lo mismo con el colegio Padre Rejas. Incluso se le atribuyen algunas celebraciones, como el Viernes de Dolores y la creación de la Cofradía de la Virgen de los Dolores.

—¿Qué espera ver hoy en el reportaje?

—Me gustaría que fuese una visión amplia de la figura del Padre Rejas. A veces el programa se centra más en cuestiones sobrenaturales, pero espero que se aborde teniendo en cuenta su relevancia histórica y también su figura religiosa, cultural e incluso sobrenatural. Y que lo traten con respeto.

—Hay gente que cree en esa parte más mística, ¿no?

—Todavía se guardan muchas reliquias. Falleció en 1867. Primero se enterraron sus restos en el cementerio y luego en la Iglesia. Aquí, durante la Guerra Civil, los milicianos entraron en el templo y sacaron los restos mortales. Los dejaron en el suelo. Cuando terminó la Guerra, la gente de Jamilena los guardó como reliquias. Se habla de un episodio curioso. Al parecer dos milicianos sacaron al padre Rejas del nicho y patearon el cráneo; jugaron con él como si fuese una pelota. Al cabo del tiempo, tras la Guerra, a los milicianos se les encagrenaron las piernas. Hay gente que asocia lo que les ocurrió a la ofensa cometida. Cuestión de fe.

He visto un error

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.