Cerrar Buscador

El Paisaje del Olivar camina hacia su declaración patrimonial

Por Esperanza Calzado - Enero 27, 2021
Compartir en Twitter @Esperanza44
El Paisaje del Olivar camina hacia su declaración patrimonial
Olivar de Martos. Fotografía: Juan Carlos Fernández.

La Diputación de Jaén entrega a la Junta de Andalucía el expediente de Paisaje del Olivar para su remisión al Consejo de Patrimonio Histórico

La Diputación Provincial de Jaén ha entregado ya a la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía el expediente de la candidatura de Paisaje Cultural del Olivar Andaluz a Patrimonio Mundial para su remisión al Consejo de Patrimonio Histórico Español, que se celebrará la próxima primavera. Se cumple, así, con los plazos previstos para que este expediente siga su curso con vistas a su declaración como Patrimonio Mundial por parte de la UNESCO.

Este expediente refuerza la idea del olivar andaluz como un todo e identifica diez grandes zonas de paisaje cultural, que se han delimitado en función también de la historia de este paisaje. Así, hay cuatro zonas ligadas a la especialización olivarera del siglo XIX. La primera, Campiñas de Jaén, es la más representativa del paisaje del mar de olivos. La Subbética cordobesa, con los vestigios de la comercialización internacional (con el tren del aceite) y la primera industrialización; Sierra Mágina, donde el olivar se funde con la cultura del agua; y Hacienda de La Laguna – Alto Guadalquivir, vinculado a la primera mitad del siglo XIX.

El olivar de la Ilustración, relativo a los siglos XVIII al XX, está representado por Montoro y su entorno, mientras que la época Moderna, entre los siglos XVI al XVIII, se refleja en las Haciendas de Sevilla y Cádiz. Asimismo, el olivar de la época medieval-islámica está representado por Valle del Lecrín (Granada); el de los siglos XIII y XV, la frontera islámica-cristiana, en el Valle de Segura; y el de la época romana, del siglo I al III, con Astigi-Bajo Genil (Écija). Por último, se incluye la zona de Periana y Álora, en Málaga, como zona de los primeros manejos del cultivo, donde se encuentran olivares monumentales, con técnicas de injertos sobre acebuches silvestres.

Las zonas elegidas ponen de relieve valores excepcionales, que se concretan en una serie de expresiones materiales e inmateriales que van desde los tipos de parcelas y las variedades de olivar hasta las muestras arqueológicas y arquitectónicas -villas, puertos romanos, haciendas, cortijos, caserías...-, así como su patrimonio inmaterial, como puede ser la cultura campesina, las tradiciones o los espacios de interpretación, entre otros recursos.

Tras el envío de este expediente al Gobierno andaluz, desde la Diputación de Jaén se continúa trabajando de forma paralela en la finalización y el impulso de otras acciones necesarias para la consecución de esta candidatura. Un ejemplo es la traducción de documentos, la finalización de la documentación fotográfica y planimétrica, el refuerzo y establecimiento de estructuras de gestión del Paisaje del Olivar Andaluz o el impulso de iniciativas de carácter social dirigidas a sumar apoyos a esta candidatura.

"Hemos solicitado a la Junta cooperación económica para seguir mejorando esta candidatura, tal y como se acordó en la última reunión de la Comisión de Paisajes del Olivar celebrada en diciembre”, remarca el presidente de la Administración provincial. Francisco Reyes. Junto a ella, en esta comisión desde la que se ha impulsado la candidatura del Paisaje del Olivar Andaluz como Patrimonio Mundial, están presentes la Junta de Andalucía, las diputaciones de Córdoba, Granada, Sevilla y Málaga, las universidades de estas provincias, así como organizaciones agrarias y las fundaciones Savia y Guillén.
 
 

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK