Cerrar Buscador

“Estamos estudiando llevar la filosofía de Etnosur a otra parte”

Por Fran Cano - Mayo 14, 2021
Compartir en Twitter @FranCharro
“Estamos estudiando llevar la filosofía de Etnosur a otra parte”
Pedro Melguizo, en su domicilio, entrevistado por Lacontradejaén. Foto: Andrés García.

Pedro Melguizo (Jaén, 1957) creó y dirigió Etnosur en 1997, cuando el festival gritó por primera vez al mundo desde Alcalá la Real. Lleva 24 años al frente y 2019 fue la última edición de la fiesta multiétnica a pleno rendimiento, antes del coronavirus. Es probable, según dice el propio protagonista, que 2019 haya sido su última edición como director. Del año pasado, cuando la idea tuvo que virar a las lides digitales, no guardará buen recuerdo más allá del virus. “Nos deben dinero”, insiste.

Melguizo atiende en su domicilio a Lacontradejaén después del comunicado de su organización, que denuncia sentirse “apartada” de la que es su idea, capaz de convocar a 40.000 personas, según señala la web de Etnosur. La entrevista es también posterior a la comparecencia pública de los responsables políticos de Alcalá la Real, que sostienen que el festival seguirá en el municipio y volverá a ser como siempre cuando la pandemia expire.

Bela, la perra de Melguizo, no para de brincar por los sofás del salón mientras su dueño contesta preguntas. Él, aunque admite su pesar por lo que está pasando, mira al futuro. Y dice que está —que están— en ello: que la filosofía de Etnosur pueda ser posible en otro municipio incorporando los matices propios del todavía hipotético destino.

—¿Cómo lleva el revuelo de las últimas horas?

—Sobre todo con muchísima tristeza. Porque todo esto me produce una tristeza muy grande. Jamás pensé que esta historia pudiera vivirse de esta manera. Jamás. Hemos emitido un comunicado porque pensamos que tenemos que contar lo que esta pasando. Nos hemos limitado a eso. Y ya le digo, tengo mucha pena.

—Su equipo sabe que no trabajará en Etnosur este año desde hace aproximadamente una semana. ¿Cierto?

—Eso es absolutamente verdad. Hará nueve o diez días. Lo supimos a través de un correo electrónico. Se ha dicho que nos lo comunicaron en marzo, y no. En marzo se dijo que no se sabía si lo iba a hacer el Ayuntamiento o nosotros.

Además, se omite algo muy importante. A primeros del pasado mes de enero tuvimos una larga entrevista en la Alcaldía a petición del Ayuntamiento. Estuvimos tres horas haciendo el diseño y la reestructuración que había que hacer en Etnosur 2021 a consecuencia del coronavirus. En enero de este año estábamos trabajando con el Ayuntamiento en este Etnosur. Entonces explicamos cómo pensamos que se debería hacer. Seguro que será muy parecido a lo que se va a hacer sin nosotros. Y en marzo nos pidieron un presupuesto para este año. Un presupuesto no se hace en cinco minutos. En un festival complejo como Etnosur lleva mucho tiempo.

—El Ayuntamiento de Alcalá la Real insiste en que no hay relación contractual con su equipo.

—Eso es muy interpretable. Nosotros hemos contratado un abogado porque nos hemos sentido indefensos. Y no está nada claro si está resuelto formalmente el contrato o no. Yo no recuerdo tener una comunicación formal en un día concreto de extinción del contrato. Pero en cualquier caso a mí no me parece que eso sea lo más importante. Lo que hay que extinguir y lo que hay que resolver es el contrato del año pasado de Etnosur.

—Ustedes señalan en el comunicado que la decisión del Ayuntamiento les ha sorprendido, pero el alcalde ha puntualizado que también tuvo contactos con otras dos empresas o autónomos del sector. ¿Ha sido realmente una sorpresa?

—Lo que me ha producido una sorpresa muy grande han sido las formas. Si tú realmente quieres cambiar al equipo que creó el festival, que tuvo la idea de Etnosur y que se la ofreció al Ayuntamiento de Alcalá la Real, primero, págame justamente el trabajo del año anterior. Porque lo que está pasando es tremendamente injusto. Y segundo, llámame un día para ir al Ayuntamiento y dímelo. Pero esto no son formas y menos aún a mitad del mes de mayo. Esto no me parece normal.

“EL AYUNTAMIENTO NO ‘ASUME’ ETNOSUR”

—¿Entiende que el Ayuntamiento asuma la gestión en una edición de mínimos por la pandemia o le parece un error?

—Es que el Ayuntamiento no “lo asume”. Eso es un juego de palabras y una manera de decir verdades a medias. El Ayuntamiento se ha puesto inmediatamente en contacto con diferentes empresas que van a hacer partes de lo que nosotros en su totalidad hacíamos en años anteriores. Ésa es la verdad. Y me parece que se entiende muy bien. El Ayuntamiento no asume nada. De hecho, nos consta que ellos tienen contactos con agencias con las que llevamos trabajando más de 20 años.

—Según datos municipales, son 109.000 euros en gastos del equipo de producción por los 91.000 que supuso la programación de la edición de 2019, la última 'normal, antes de la pandemia. ¿Algo que decir?

—¿Yo? Son presupuestos que se hacen y son partidas que se van ejecutando siempre de acuerdo con el propio Ayuntamiento, que en todo momento es consciente de lo que está pasando. La cantidad que aún no hemos recibido de la edición del año pasado es la que existía en el contrato. No sé cuál es el problema.

—¿Qué pasa con el contrato del año pasado?

—Según el Ayuntamiento, han hecho varios ofrecimientos de acuerdos. Y, según nos transmitieron en su día, Intervención pide facturas de gastos. Y el gasto soy yo. El gasto es mi trabajo. ¿Qué facturas quieren? Llevamos 24 años haciendo Etnosur y nosotros siempre hemos cobrado, en sintonía con las leyes de cada momento, por un trabajo global. ¿Qué gastos quieren que presente? ¿La factura del teléfono? ¿La conexión a internet? ¿Mi cabeza pensando? ¿Las muchísimas horas de trabajo que emplea el equipo de producción haciendo un festival muy complejo?

—¿Cuánto dinero les deben del contrato del año pasado?

—No sé. Digo no lo sé, porque nosotros primero pretendimos un acuerdo. Fue el propio alcalde quien nos dijo que si estábamos de acuerdo en que nos pagaran 10.000 euros a cada uno —en alusión a los dos organizadores, entre ellos Melguizo—. Más o menos equivalía a un treinta y tantos por ciento del total. Nosotros dijimos que sí. Hicimos una factura tal y como nos dijeron, pero Intervención la devolvió porque esgrimió que no había justificación. Porque quería facturas de gastos. Y esas facturas de gastos no son posibles. Porque el gasto es mi trabajo. Nuestro trabajo, porque no soy yo sólo.

—Quiere decir que es intangible.

—No, no es nada intangible. Usted tiene un sueldo al mes como periodista. ¿Tiene que presentar facturas para que le paguen ese sueldo? Ahora, si aparte de eso hay dietas, viajes y tal, pues eso sí.

 
 

—¿Etnosur es mucho más inversión que gasto para Alcalá la Real?

—Independientemente de gustos, objetivamente es mucho más una inversión que un gasto. Y eso es objetivable y demostrable. A la gente le puede gustar o no, pero dudar de la enorme rentabilidad económica pura y dura que ha tenido Etnosur en Alcalá la Real es negar una evidencia. Y por otra parte, está la promoción. El municipio es muy conocido en muchísimos sitios. ¿Por qué?

“CEDÍ LA MARCA ETNOSUR AL AYUNTAMIENTO COMO PRUEBA DE LEALTAD”

—¿Usted es el único ‘padre’ de la idea Etnosur o hay más de uno?

—Vamos a ver, el padre de la idea original sí soy yo, pero Etnosur evidentemente y a lo largo de 24 años no es exactamente mi idea. Es la mía más muchas aportaciones que se han recibido. Yo soy un absoluto enamorado de trabajar en equipo. ¿Etnosur es obra de una persona? Sí. Ahora, ¿el desarrollo de Etnosur es obra de una persona? Para nada.

—¿Se imagina Etnosur fuera de Alcalá la Real?

—Yo no quisiera imaginarme Etnosur en otro sitio que no fuera Alcalá la Real. Yo no quiero que se vaya, pero no soporto ni me parece justa la situación que está pasando. Dicho lo cual, hay dos niveles en la balanza. Uno, tú, Ayuntamiento, tienes la marca, pero eliminas a todo el equipo que ha creado y que ha dirigido el festival durante 24 años. Y tienes una marca, bien. Ahora, ese espíritu, esa idea y ese equipo se va a desarrollarlo a otra parte. Claro que se puede. Sentimentalmente, me duele muchísimo todo lo que está pasando. ¿Se puede hacer en otra parte? Si la gente que lo ha creado se va a otra parte, claro que se puede hacer.

—¿Ha pensado ya en otro nombre para el futuro festival? Porque, legalmente, si se van a otro sitio no podrá llamarse Etnosur.

—Legalmente el nombre y la marca pertenecen al Ayuntamiento de Alcalá la Real porque yo mismo los cedí hace muchísimo tiempo como prueba de lealtad al municipio. En esa época tuvimos ofertas económicamente muy potentes para llevarnos el festival a otras ciudades. Es un rumor que siempre ha estado danzando sobre Etnosur.

—A lo largo de los años.

—Claro. Muchas veces me han parado alcaldes y políticos por las calle para preguntarme: “¿Es verdad que éste va a ser el último año que se celebra en Alcalá?”. Siempre dijimos que no, porque siempre hemos tenido máxima y absoluta lealtad a Alcalá la Real.

—¿Es cierto que ya hay contactos con otros representantes municipales? Lo aseguró Marino Aguilera en rueda de prensa. Dijo que a él lo han contactado alcaldes preguntándole por Etnosur.

—Eso es absolutamente falso.

—¿No hay contactos ahora con otros alcaldes para llevarse el festival a otro sitio?

—Pues no. Yo no he llamado a ningún alcalde de ningún sitio.

—¿Ni lo quiere hacer todavía?

—A ver qué pasa. Y no es lo mismo llamar que si te llaman a ti.

—¿Le han llamado?

—No.

—¿Descarta que en 2022, ya sin previsiblemente el riesgo de la pandemia, ustedes vuelvan asumir la gestión o al menos estén en comunión con lo que se haga?

—No va a pasar, porque sabemos que el Ayuntamiento sacará el año que viene a concurso la producción. Se vuelven a confundir ideas, y es algo que se hace mal desde hace tiempo, porque la cultura está denostada. Una cosa es producir un festival y otra, dirigir y crear un festival. Una buena empresa puede producir un festival. Muchísimas buenas empresas lo pueden hacer. Pero es producir. Ahora, dirigir y crear y desarrollar supone otra cosa. ¿Dónde queda la propiedad intelectual? ¿Dónde queda la autoría de las ideas y su desarrollo? ¿Eso desaparece? No es justo.

—Se lo pregunto porque la intención del Ayuntamiento es seguir con el formato, si acaso retocando la logística. Y el equipo de Gobierno ha dejado claro que la gestión propia es temporal y circunstancial. ¿No se volverían a presentar ustedes?

—Si se plantea desde la absoluta libertad creativa, sí. Si lo que se plantea es hacer un Etnosur de otra forma diferente a nuestro concepto de festival, no. Por pura ética. Y porque Etnosur nunca se ha hecho por componentes económicos. Todas las personas que hemos hecho Etnosur teníamos nuestro trabajo y Etnosur ha sido y sigue siendo nuestra pasión. Esa pasión y ese espíritu no lo contienen las marcas. Lo contienen las personas. Por eso, con todo el dolor que tengo, expreso que claro que vamos a estudiar hacer Etnosur en otra parte. ¿Por qué? Porque nosotros lo que queremos por encima de todo es que ese concepto de festival y esa filosofía sigan vigentes.

“SE HAN APROPIADO DE UNA IDEA QUE NO LES PERTENECE”

—Cuando se habla de las esencias, del origen etnosureño, ¿a qué se alude?

—Mire, la verdad es que algo muy interesante. Para que un festival, sea el que sea, tenga éxito y sea capaz de convocar a miles de personas en mitad de Andalucía con todo el calor de julio hay que hacer un festival diferente, único. Tiene que ser un festival que no esté en ninguna otra parte. Ésa es la esencia y eso es lo que ha hecho único a Etnosur. Si Alcalá la Real decide, y se lo digo porque sé qué grupos van a ir este año, ir por la dirección que va, hará un festival con una programación que será la misma de otros 12 ó 20 festivales que hay en un ratio de 200 kilómetros a la redonda. Va a ser uno más. Y eso a mí me parece un gran un error. Pero es “su marca”.

—¿Lo veré por Alcalá entre el 15 y el 17 de julio?

—No creo que sea capaz. Me gustaría, pero no creo que sea capaz. Sinceramente.

—¿Quiere añadir algo más?

—Sí. Nosotros para nada pretendemos crear ningún tipo de polémica. Lo único que queremos es un acuerdo justo para que se abone nuestro trabajo del año pasado y que quede constancia de que el Ayuntamiento, aunque legalmente es poseedor de la marca Etnosur, se ha apropiado de una idea que no le pertenece. Por lo demás, no queremos generar ningún tipo de conflicto. Y nos gustaría llegar a un acuerdo o a los que hagan falta con el Ayuntamiento. Yo, encantado. Me han preguntado si haría un cara a cara. No se trata de hacerlo, porque parece un poco agresivo. ¿Yo hablaría con el alcalde y con el concejal de Cultura? Encantado. Lo que quiero es que se arregle lo que nos deben y que quede claro que así no se hacen las cosas.

Fotos: Andrés García.

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK