Cerrar Buscador

El poder social

Por Manuel Jesús Pérez Muñoz - Febrero 07, 2021
El poder social
Foto: Ayuntamiento de Martos.

El vínculo que se crea en tiempos de adversidad suele ser el más duradero, pues tiene raíces más profundas. Así, son ya varios ejemplos que podemos encontrar en estos tiempos de pandemia, debido a la situación tan crítica que vivimos. En este texto, vamos a poder reflexionar sobre algunos de ellos.

Uno de los más importantes fue el surgido entre estudiantes universitarios. La movilización contra los exámenes presenciales en las universidades andaluzas fue notoria, siendo especialmente destacable en nuestra tierra, en Jaén, donde el movimiento de 'EmpUJAdos al Covid' tuvo una gran relevancia, incluso a nivel estatal (llegando a ser 'trending topic' estatal varios días en la red social Twitter, además de aparecer en numerosos informativos de televisión). Así, podemos encontrar en nuestro territorio un paradigma de la importancia de la unión, siendo este movimiento clave para el cambio en el planteamiento de la Junta de Andalucía, derivando en unos exámenes mayoritariamente online como resolución.

Otro caso, este menos conocido (pero no por ello menos importante), es el que defiende la conservación del cine San Miguel, en la cercana localidad de Martos, el cual, tras la denegación de su candidatura a Bien de Interés Cultural, parece ver cercano su fin. Como respuesta, la recogida de firmas está siendo destacable, contando ya con una cifra cada vez más cercana al millar de apoyos en la plataforma online Change.org.

De este modo, contamos con varios casos donde la presión social está siendo clave, ya sea en la defensa de la salud, los derechos o el patrimonio. No se puede subestimar el poder de la gente unida, y esta es la razón de este artículo, hacer reflexionar sobre la capacidad que la sociedad tiene de marcar su camino.

Así, todos conocemos diferentes casos donde el patrimonio de un lugar cercano a nosotros ha sido destruido, momentos donde el deber parecía remar a contracorriente de la salud o donde los altos mandatarios parecen olvidar las penurias de grandes sectores de la población. Los ejemplos anteriormente expuestos reflejan que merece la pena luchar por lo que creemos correcto, ya sea nuestro o de toda una comunidad.

En relación a ello, podemos pensar en la tristeza que genera ver a Jaén como punta de lanza de Andalucía en la Lista roja del patrimonio, incluso siendo uno de los lugares menos cuidados del país. Depende de nosotros poder forzar el cambio de esta situación, apostar por nuestra Historia y nuestro Patrimonio, pilares de la sociedad en la que vivimos hoy.

Sólo hace falta creer para intentarlo, por lo que animo a cualquier lector que conozca un caso como el del cine San Miguel o el del colectivo universitario en su búsqueda de hacerse oír. Varios son los ejemplos de estas nuevas batallas, como, por ejemplo, Marroquíes Bajos en la capital, en su búsqueda de una mayor consideración internacional. Hoy día, las redes sociales son vitales para ello, siendo estos casos ejemplos de la democratización de las campañas de reivindicación que ha supuesto la disponibilidad de internet para un uso personal. El poder social es frecuentemente subestimado, pero no por ello deja de ser menos importante: Jaén es ejemplo de ello.

He visto un error

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK