Cerrar Buscador

Ramón Molina Navarrete pone sus versos 'al servicio' de la Navidad

Por Javier Cano - Diciembre 24, 2020
Compartir en Twitter @JavierC91311858
Ramón Molina Navarrete pone sus versos 'al servicio' de la Navidad
Ramón Molina Navarrete pregona la Madrugada jiennense, el pasado marzo. Foto: Cofradía de Nuestro Padre Jesús.

El reconocido poeta ubetense comparte un poema en el que, con su felicitación, da voz a la esperanza común de superar la insólita situación que vive el mundo

"Cuando esta oscura noche se derrita
y todo vuelva a ser como antes era
—si no mejor—, si aún sigo con vida, 
me tatuaré una luz en la conciencia
para nunca olvidarme del valor
que tiene un día cualquiera".

Con estos versos concluye el poema Una vez que la pandemia pase, con el que el poeta, dramaturgo, escritor, conferenciante... el polígrafo de Úbeda Ramón Molina Navarrete felicita las fiestas a la par que lanza un mensaje de aliento ante la situación sanitaria que vive el mundo. 

Una lírica aportación con la que uno de los poetas más reconocidos de la provincia apuesta por la esperanza en estos días en los que la ausencia, el dolor o la angustia parecen palpitar con mayor intensidad que de costumbre.

"Durante meses no pude andar. Tras recuperarme, valoré la grandeza de ir de un lugar a otro por mis propios pasos. Ahora, al llegar esta Navidad 2020, algo parecido me ha sucedido. Un virus me ha deja imposibilitado de poder compartir amistades, abrazos, brindis, canciones…, y otras muchas cosas sencillas de la vida. Pero también me deja la promesa de valorar por el resto de mis días cuanto hemos perdido", aclara el poeta.

Con estos mimbres, tomó las 'armas' que más domina (el papel y la pluma) y no se lo pensó dos veces: "Ante esta situación, pensé que la mejor felicitación a mis amigos este año sería darle forma a este sentir convirtiéndolo en poema, dispuesto a compartirse con esperanza y paz. Y deseando lo mejor para cuantos lo lean":

Una vez que crucemos este túnel
de llanto consumido en la tristeza,
de soledad marchita por las horas,
de fría calavera…
 

Una vez que este eclipse que nos cubre
con el velo terror de una pandemia                                                                                          deje paso a la luz de un sol radiante
y derrita la niebla…

Sabremos valorar lo que es la vida, 
el sentir de un abrazo, estar en fiestas,
compartir una copa, un pan, un beso…
andar en primavera. 

Salir en procesión el Viernes Santo,
juntarnos a cenar en Nochebuena,
bañarnos en el mar y hacer amigos,
jugar a ver quién juega.

Volar con alas libres y de sueños.
Viajar a los confines de la tierra.
Descorrer los cerrojos de los miedos
y romper las cadenas.

Sabremos valorar lo que es rezar,
con serena esperanza y honda pena,
por aquellos que estaban y se fueron 
sin un adiós siquiera.

Sabremos valorar lo que es amor,
lo que es palpar el alma que se entrega,
el gozo que da el fuego en el invierno,
lo hermoso de un poema.

Cuando esta oscura noche se derrita
y todo vuelva a ser como antes era
—si no mejor—, si aún sigo con vida, 
me tatuaré una luz en la conciencia
para nunca olvidarme del valor
que tiene un día cualquiera.

Una literaria, hermosa forma de felicitar las fiestas en tiempos de coronavirus, como manifiesta el propio poeta, "dentro de lo que cabe". Pues eso. 

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK