Cerrar Buscador

Indira Benítez, una futura filósofa con grandes dotes narrativas

Por Javier Cano - Mayo 23, 2021
Compartir en Twitter @JavierC91311858
Indira Benítez, una futura filósofa con grandes dotes narrativas
La joven escritora junto a su profesora de Lengua, María José Ruiz, a las puertas de su instituto, posa con el diploma.

La joven estudiante del IES Virgen del Carmen de Jaén recibe el primer premio de relato convocado por el centro educativo, con una historia inspirada en una mujer maltratada

No es nueva en esto de ganar premios, pero los que la joven estudiante de Bachillerato Indira Benítez Moya (Jaén, 2004) luce en las paredes de su cuarto evidencian sus capacidades deportivas.

Bueno, hasta hace nada y menos, cuando el instituto jiennense en el que estudia, el histórico 'Virgen del Carmen', decidió que su microrrelato era merecedor del primer premio (en su categoría) del certamen literario convocado por el centro educativo. Una historia con nombre con de mujer, Dolores Martínez:

"Va de una ama de casa de hace unos años, veinte o treinta, a la que su marido no le hace la vida nada fácil y ella, en un momento de descontrol, lo mata. Es una historia de malos tratos que Dolores narra en primera persona, de la que no se arrepiente, por la que se siente libre", explica la escritora. 

Seguidora del superventas Stephen King, Indira Benítez confiesa que recurrió al estilo del autor estadounidense a la hora de construir el microrrelato, a partir de una situación ajena a su círculo más cercano pero no al día de día al que se asoman sus ojos curiosos:

"La verdad es que el relato surgió solo, aunque llevo viendo este tipo de historias en muchos sitios hoy día, de mujeres que se casan y un día revientan", aclara. 

Un diploma y un vale de cincuenta euros para canjearlo por libros (que ya escoge) es el premio, el primero de los que entra en sus vitrinas con la literatura como excusa, aunque ella lo tiene claro: esto no es más que un comienzo.

"He estado mirando, estoy escribiendo una nueva idea y pienso presentarme a algún concurso; con el tiempo, la verdad es que me gustaría hacer de esto algo más que una afición, escribir me gusta mucho, ahora desde la ficción, pero también la divulgación científica en inglés".

Han leído bien, sí: pasa de uno a otro género, de una a otra disciplina, con la misma naturalidad que revela sus predilecciones académicas: 

"Estudio primero de Bachillerato sociosanitario, pero realmente no me interesa la salud, quiero estudiar Filosofía; me equivoqué, al principio del curso no lo tenía muy claro y acabé ahí, pero mi vida irá por las Humanidades". 

Una filósofa de mañana que, a día de hoy, maneja ya la pluma con destreza de galardón, como Unamuno, como Ortega, como María Zambrano: "Llevaba ya mucho tiempo sin escribir [teniendo en cuenta su edad, se le tolerará la hipérbole, qué se le va a hacer]; no lo compartía, y ahora he vuelto a escribir. Mis profesores y el Departamento de Lengua me han apoyado mucho, me piden que les envíe relatos para ayudarme a corregirlos. Estoy bastante motivada".

Vamos, que en su pensamiento lo tiene más que claro. Aquello de 'Nos convertimos en lo que pensamos', que escribió uno que tenía mucho de filósofo, Nitinghale, y que escribía la mar de bien también. 

 La joven Indira Benítez Moya, en una foto artística en plena naturaleza.
 La joven Indira Benítez Moya, en una foto artística en plena naturaleza.

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK