Cerrar Buscador

La mejor prosa con aroma jiennense en las páginas de 'Esencia de olivo'

Por Javier Cano - Octubre 10, 2019
La mejor prosa con aroma jiennense en las páginas de 'Esencia de olivo'
Representantes institucionales, organizadores y ganadores en la presentación. Foto: Javier Cano

El recopilatorio de relatos ganadores y seleccionados en el II Concurso Internacional de Relato Corto sobre Olivar, Aceite y Oleoturismo ya está en las librerías

Tan presente está la cultura del aceite en Esencia de Olivo que, al hojear sus páginas, en lugar de a tinta huele a almazara, a campo, a oro verde. No en vano, lo que hay entre su portada y su colofón es eso, palabras en torno a un árbol que para Jaén es doblemente sagrado; historias que, desde prismas dispares, confluyen en el protagonismo del olivar a través de una prosa ágil a veces, honda otras, entretenida o abocada hacia la reflexión, según la firma, depende de la pluma.

Todo ello quedó de manifiesto ayer durante el acto de presentación de la obra, que tuvo lugar en el Aula de Cultura de la Diputación Provincial, institución que junto con la Fundación Unicaja, la Sociedad Cooperativa San Vicente de Mogón y la Editorial Líberman colaboran con la Asociación Cultural MásQueCuentos en la convocatoria del certamen y en la edición de la antología. 

 Molino, Espín, Lozano, Gilabert y Mármol, en la mesa. Foto: Javier Cano
Molino, Espín, Lozano, Gilabert y Mármol, en la mesa. Foto: Javier Cano

"La parte narrativa de cualquier cosa es fundamental, no solo somos buenos por lo que somos, sino que es muy importante la forma de comunicarlo, y esta iniciativa contribuye, con ideas claras, a crear una narrativa de lo que es la provincia de Jaén", celebró el diputado provincial de Promoción y Turismo, Francisco Javier Lozano. El representante de la Diputación destacó también la participación en el concurso, "con más de cien relatos y 95.000 votos emitidos por el jurado popular, que se dice pronto", y sentenció: "La literatura es el eje fundamental de la promoción, el turismo y la cultura de Jaén, hay que seguir cultivando a la sociedad".

Esencia de olivo, segundo volumen de su incipiente colección, cuenta con los relatos de veintiséis escritores de todas las latitudes, entre los que figuran los ganadores de la última edición del certamen internacional: Laura Hierro, Fran Cano (redactor de este periódico), Laura Velasco y Mireya Marcén. Preciosamente editado, une a sus valores literarios un enriquecedor prólogo del ubetense Salvador Compán, finalista del Premio Planeta 2000 y presidente del jurado: "Algo que creemos conocer de sobra, como el mundo del olivar, toma aspectos insólitos y se nos multiplica de la mano de estos relatos", escribe el autor de Cuaderno de viaje.

 Fran Cano, redactor de lacontradejaen y premiado en el certamen, posa con el libro. Foto: Javier Cano
Fran Cano, redactor de lacontradejaen y premiado en el certamen, posa con el libro. Foto: Javier Cano

A Compán, precisamente, y a la garantía de su aliento recurrieron de forma constante quienes tomaron parte en la presentación del libro recopilatorio. Carmen Espín, presidenta de la Fundación Unicaja-Jaén, tomó la palabra y, en una breve pero apasionada intervención, aplaudió el trabajo del colectivo organizador, al que atribuyó el nacimiento de un nuevo género: "la oleoliteratura": "Me impresiona la capacidad creativa de los autores en torno a un producto tan nuestro como el aceite de oliva", aplaudió Espín, que cerró su discurso con un sonoro y alentador "Felicidades".

Una tras otra, cada intervención en el acto suponía una celebración del libro y, al mismo tiempo, una invitación a leerlo, a saborearlo con el mismo regusto que un buen hoyo de pan y aceite, esa bendición hecha alimento de la que tanto sabe José Gilabert, presidente de la Sociedad Cooperativa Andaluza San Vicente, del municipio de Mogón, en plena sierra de las Villas. El "agricultor" (como se definió a sí mismo) introdujo a los presentes, de una pincelada, en la historia de su empresa, "que cada año aumenta en unos cien socios y que, actualmente, cuenta con unos mil doscientos". Gilabert, prácticamente recién llegado de Madrid de recoger el premio "Alimentos de España" concedido a su frutado verde dulce, dejó clara la filosofía de San Vicente: "Producimos un aceite de mucha calidad, que empieza por el cuidado del campo, del medio ambiente, y por el mantenimiento de la población en su tierra". Una declaración de intenciones que enlazó, de manera cabal, con su apoyo a la celebración del concurso y a la publicación del libro: "Gracias a Juande, insistente el tío (en referencia a Juan de Dios Valverde, "alma mater" de "MásQueCuentos"); si no me paso de innovador y no me echan en las próximas elecciones, el año que viene seguiremos colaborando", bromeó.

 El público escucha a los presentadores de la obra. Foto: Javier Cano
El público escucha a los presentadores de la obra. Foto: Javier Cano

Amena y, a la par, acorde con lo que significaba la presentación del libro, el acto celebrado en el Aula de Cultura de la Diputación evidenció la importancia de una iniciativa que, por segundo año, pone en las librerías, a disposición de los lectores, un volumen pleno de sabor a mar de olivos: "Jaén tiene muchas historias que contar, seguid haciéndolo", animó María Socorro Mármol a los autores, ella que también forma parte del elenco con uno de sus relatos, por más que se confesara poeta nada más comenzar su intervención: "Este es vuestro libro, gracias por haberme dado cobijo en él", agradeció.  

Lejos de romper el encanto, la cita, a las alturas de su último tramo, ganó en intensidad, hasta en emoción se podría decir sin riesgo de errar. Publicar lo creado en los espacios de lo íntimo, verlo negro sobre blanco implica esa víspera de agorafobia literaria que supone dejar lo propio en manos del lector, en realidad el último firmante de lo escrito. Bien lo sabe Pedro Molino, editor de Líberman, bajo cuyo sello emprende ruta por los escaparates Esencia de olivo: "Si no existiera este concurso habría que inventarlo, significa que Jaén en el rincón más apartado de la Península, se hace visible en el mundo a través de la literatura, Jaén necesita concursos como este". Molino puso el más poético de los puntos finales posibles con un poema que el Nobel chileno Pablo Neruda dedicó al aceite en sus Odas Elementales: Hay sílabas de aceite, / hay palabras / útiles y olorosas / como tu fragante materia... Como las de este libro.

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.