Cerrar Buscador

Lo que Covid-19 paralizó

Por Esperanza Calzado - Abril 06, 2020
Lo que Covid-19 paralizó
Parada del tranvía de la Ciudad de la Justicia.

Proyectos como la Inversión Territorial Integrada o la firma del convenio del tranvía parecen cosa del pasado mientras la pandemia avanza, como las obras de la Catedral

Los proyectos que se iban a incorporar a la Inversión Territorial Integrada debían estar listos para licitarse esta primavera, ahora. La firma del convenio entre la Junta y el Ayuntamiento para la puesta en marcha del tranvía estaba a punto de materializarse. El Plan Funcional marco para la futura Ciudad Sanitaria estaba ya en proceso de elaboración y consulta a los ciudadanos y el ansiado conservatorio de música cada vez se veía más cerca. Son proyectos que hoy, después de un mes, parecen cosa del pasado, lejanos en el tiempo pero que cuando se logre frenar al Covid-19 volverán a estar encima de la mesa.

No lo olvidan, por ejemplo, las plataformas ciudadanas de la provincia de Jaén, que dirigieron un escrito tanto a la Junta de Andalucía como al Gobierno de España, pidiéndoles que clarifiquen si se han prorrogado los plazos administrativos de la Inversión Territorial Integrada (ITI). Solicitaron la ampliación de tiempos para la aprobación de proyectos y el periodo de ejecución de los mismos, cuya fecha de finalización se había fijado para finales de 2023.

También desean conocer si ambas administraciones han aprobado sus cuantías correspondientes (el total es de 443 millones de euros) y que, incluso, se considere un aumento económico debido a la difícil situación socio-económica que, previsiblemente, va a padecer la provincia tras esta excepcional situación y considerando las ratios de paro que ya arrastraba. El ejecutivo autonómico confía en que la Unión Europea comprenderá la situación y en que amplíe los plazos.

CATEDRAL

Mientra tanto, el Ayuntamiento de Jaén trabaja para garantizar la continuidad de las obras de emergencia de la Catedral, dotadas con una nueva inversión del Gobierno central de 2,6 millones de euros. El alcalde, Julio Millán, recuerda que se trata de trabajos en la cubierta del edificio, lo que afecta a elementos fundamentales del templo y remarca el esfuerzo del Gobierno de España por impulsar en un solo expediente todas las intervenciones pendientes en la techumbre del templo largamente solicitada.

Urbanismo tramita la documentación pertinente para unas obras “largo tiempo esperadas", que solucionan definitivamente una de las grandes debilidades de nuestro templo. La inversión fue anunciada hace unos meses por el por entonces ministro de Cultura, José Guirao, tras visitar los trabajos que ya se acometían en el templo. El Ministerio de Cultura decidió en ese momento adelantar todos los proyectos pendientes en los tejados y agruparlos en una única obra por más de 2,6 millones de euros que es la que ahora está en curso y que tiene un plazo de ejecución de dos años. El Real-Decreto Ley 10/2020 de 29 de marzo, que regula las actividades consideradas esenciales y no esenciales en el contexto de la lucha contra el coronavirus, destaca que las obras declaradas de emergencia pueden seguir su ejecución. 

PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

Del mismo modo, el regidor destaca que esta intervención “es un avance crucial en el camino que se ha retomado por las instituciones de Jaén para impulsar el expediente con el que la Catedral pueda optar a ser Patrimonio de la Humanidad”. “Este camino de recuperación del entorno, de puesta en valor desde todos los ámbitos del templo es tan valioso como la propia declaración de la Unesco, por lo que esta inversión es muy importante en términos de conservación de la Catedral y también de empleo en estos tiempos tan complicados”, señala.

TRANVÍA

Otro de los proyectos que se ha quedado sobre la mesa es la firma del convenio del tranvía. Justo antes de que se decretara el Estado de Alarma y el confinamiento, seguían las conversaciones para cerrar los flecos de un borrador que no hacía más que demorarse en el tiempo.

La última vez que los jiennenses vieron por las calles de la capital al tranvía fue el 20 de mayo de 2011. Al día siguiente, regresaba a cocheras por orden judicial y desde entonces ha sido un juguete roto en manos de la clase política. Mucho ha llovido desde que en 2011 el tren urbano de la capital dejara de funcionar. Sólo lo hizo en pruebas.

Desde entonces, se ha visto de todo, hasta un exalcalde, José Enrique Fernández de Moya, asegurar que nunca se iba a subir a uno de sus vagones. Se han conocido informes como el del Tribunal de Cuentas que alertaba que el tranvía comenzó a circular "sin un estudio de viabilidad previo" y "con irregularidades y desvíos de fondos"; un pronunciamiento del Juzgado de Instrucción número 1 de Jaén, que archivó las diligencias penales abiertas contra la exalcaldesa Carmen Peñalver, que aparecía como investigada como presunta autora de un delito de prevaricación, o, lo más reciente, una comparecencia en sede parlamentaria para denunciar lo que toda la ciudad ya sabía, que sólo el presupuesto inicial de la dirección de obra y de los propios trabajos pasaron de 83 a 107 millones de euros y que el tranvía acabó costando 121 millones de euros.

También ha habido momentos de esos que se califican de "históricos", como la foto entre Felipe López, por entonces consejero de Fomento; Javier Márquez, que era alcalde de Jaén, y Francisco Reyes, el único que permanece en su cargo como presidente de la Diputación. Escenificaron un acuerdo que iba a permitir sacar de las cocheras al tren urbano. Era mayo de 2018 y Susana Díaz, por entonces presidenta de la Junta, agradecía "la voluntad de diálogo y de acuerdo de todas las partes". Se cambiaron las tornas y ese deseo de buen entendimiento siguió presente, al menos, delante de las cámaras y micrófonos de los medios. 

El pasado 30 de julio la consejera de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, Marifrán Carazo, se reunió con el alcalde de Jaén, Julio Millán, en una cita en la que coincidieron en señalar que es una “prioridad” desbloquear esta infraestructura. Por ello empezaron las negociaciones técnicas para analizar las condiciones y firmar, lo antes posible, el convenio de colaboración que haga realidad su puesta en marcha. Lo hicieron impulsados por el propio presidente de la Junta, Juanma Moreno, que se comprometió a que estaría en marcha en 2020. Pero la tensión política sigue.

 

 

He visto un error

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK