Cerrar Buscador

Una portada (y una puerta) con mucha historia

Por Javier Cano - Abril 24, 2022
Compartir en Twitter @JavierC91311858
Una portada (y una puerta) con mucha historia
Fachada del número 3 de la calle Conde. Foto: Esperanza Calzado

El acceso al número 3 de la calle del Conde, en la capital jiennense, fue durante décadas la entrada al antiguo edificio de La Económica

Desde 1976 (así lo certifican sus datos catastrales), cuando fue colocada en el número 3 de la calle del Conde, a un tiro de piedra del Camarín de Jesús (que por entonces agonizaba constreñido tras las añadiduras decimonónicas posteriores a la desamortización), la actual portada de ese bloque de pisos pasa prácticamente desapercibida para el común de los viandantes, ajenos por lo general a la historia que acumulan sus piedras y sus hierros. 

Sí, ni la peculiaridad de sus jambas almohadilladas la salva del trajín diario que se lleva por delante cualquier atisbo de contemplación, sumido como está el personal en sus prisas y en sus cosas, vaya que sí. 

Pero lo dicho, que esa puerta tiene mucho que contar, que bajo su dintel han pasado personas y personajes de esos que forman ya parte de la nómina de ilustres de aquí, a cuenta del lugar donde estuvo empotrada antes de que, en plena Transición Democrática, fuese transterrada desde la calle Bernabé Soriano hasta su actual emplazamiento. "A casa nueva, puerta vieja", reza un refrán. 

Llegó al número 25 de la Carrera en 1921 no se sabe bien de dónde, probablemente desmembrada de algún palacio cargado de siglos, para embellecer el ya de por sí hermoso edificio modernista de la Real Sociedad Económica de Amigos del País, inaugurado en septiembre de aquel año sobre el solar de la que fuera Casa de Comedias, toda una institución en el Jaén del Renacimiento y el Barroco que aguantó, a duras penas, la ruina que amenazaba su integridad hasta que se decidió demolerlo. 

Así nació el viejo inmueble costeado por Ignacio Figueroa (que da nombre a una calle más que cercana y que según los datos que obran en poder de la entidad, legó 326.125 pesetas, un fortunón entonces), que albergó también una oficina bancaria y que todavía recuerdan muchos jiennenses, toda vez que sobrevivió hasta 1975, poco más que el Cervantes. 

Precisamente los golpetazos que implicó el derribo del entrañable teatro parece que estuvieron detrás de la nueva mala situación en que se sumieron estas instalaciones: daños colaterales, diría el expresidente Bush:

"La ausencia de domicilio social acarreó diez largos años de inactividad total, hasta que un grupo de antiguos socios lograron levantar la sede de la que hoy se dispone en la calle Bernabé Soriano de la capital", detallan desde La Económica. 

 Foto: Archivo de Javier Cano.
Foto: Archivo de Javier Cano.

EN EL ANTIGUO SOLAR DEL PALACIO DE TORRALBA

Así llegó al callejón del Conde, donde los Torralba tuvieron su palacio (del que restan el célebre torreón de la Carrera de Jesús y la portada que, a día de hoy, preside la fachada de un edificio municipal de la calle Arco de los Dolores). 

Antes de eso, ¿cuántos perfiles ilustres no cruzarían sus umbrales? Desde el cronista Alfredo Cazabán hasta el político José del Prado y Palacio, el pintor José Nogué, artistas que dieron sus primeros pasos en la entidad y una extensa nómina que incluye también a la larga lista de alumnos de (como enumeran desde La Económica) aprendieron en sus dependencias "taquigrafía, mecanografía, idiomas, dibujo...".

Coronada por sendos blasones, quienes habitan ahora en la nazarenísima cuesta de los cantones abren y cierra la puerta de hierro y cristal (elemento originario también) cuyo pomo sostuvieron, durante décadas, grandes de Jaén. 

 La portada, en su emplazamiento anterior. Foto: Archivo de Javier Cano.
La portada, en su emplazamiento anterior. Foto: Archivo de Javier Cano.

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK