Cerrar Buscador

Dos fortalezas jiennenses más entran en la Lista Roja del Patrimonio

Por Redacción - Agosto 23, 2021
Compartir en Twitter @lacontradejaen
Dos fortalezas jiennenses más entran en la Lista Roja del Patrimonio
Torre de Zarracotín. Foto: Hispania Nostra.

La Asociación Hispania Nostra advierte de que el castillo de Fuentetétar y la torre de Zarracotín se encuentran en "pésimo estado" de conservación

El castillo de Fuentetétar y la torre de Zarracotín, en Génave, acaban de ser incluidos en la Lista Roja del Patrimonio por la Asociación Hispania Nostra. El motivo, su "pésimo estado de conservación". La lista recoge cerca de 900 monumentos españoles que corren el riesgo de desaparecer si no se actúa de inmediato, 42 de ellos en la provincia de Jaén. En el caso de las nuevas incorporaciones, ambos monumentos están catalogados como BIC.

El Castillo de Fuentetétar se encuentra, según la asociación, en estado de ruina por pérdidas de elementos pétreos, en sus paramentos, debido a la erosión de la argamasa y el colapso de parte de las estructuras interiores de las casas. A esto, se le une la falta de mantenimiento y el peligro de expolio por utilizar el castillo-cortijo como cantera.

A falta de excavaciones arqueológicas que identifiquen su estratigrafía histórica, el recinto conservado data entre el siglo XII y el siglo XIII, periodo de intervenciones cristianas. A partir de 1311, se conoce el primer registro de su nombre como Fuentetétar, dependiente su población de la parroquia de Mengíbar. En 1378, los señores de Santisteban donan el castillo para la heredad de los obispos de la diócesis de Jaén. Y, en el siglo XV, la fortaleza es transferida a personajes políticos del concejo de Jaén, como el regidor Pedro de Alfaro. En 1466, el castillo es testigo de las confrontaciones entre Pedro de Girón, maestre de Calatrava, y el condestable de Castilla, don Miguel Lucas de Iranzo. Ya, en el siglo XVI, el castillo pasa a citarse como cortijo y casas de labor.

 Castillo de Fuentetétar. Foto: Hispania Nostra.
Castillo de Fuentetétar. Foto: Hispania Nostra.

Se trata de un castillo rural situado sobre un cerro a 466 metros de altitud sobre el nivel del mar, a 17 km de distancia de Jaén capital, a 8 kilómetros de Mengíbar y a 5 de Las Infantas. La fortaleza, actual cortijo, controla una zona rodeada de pequeños arroyos -Ventosilla, Salado, Quiebra Cántaros y Manzano- que dan al valle del río Guadalbullón, cuyos terrenos están cultivados de olivares y trigales.El castillo está construido en mampostería y se divide en dos recintos: el primero, un corralón para los rebaños situado en la parte noreste y; el segundo, el castillo, de estructura rectangular con patio de armas ocupado parcialmente por  casas y corrales. Además, en las esquinas de la fortificación, podemos observar los perfiles de tres torres circulares y una cuadrada, junto a una torre del homenaje oculta por las intervenciones realizadas en época contemporánea para las necesidades de las familias del cortijo.

Fruto de las intervenciones contemporáneas es la puerta principal del castillo-cortijo en su lienzo occidental, muy modificada, pero con elementos pétreos que nos indican su acceso en rampa. Cerca del castillo-cortijo se conservan varias eras para trillar el trigo.

La torre de Zarracotín, en Génave, es de época musulmana, aunque fue muy transformada por los cristianos, y pertenecía a un castillo del que a día de hoy solo queda la torre. También conocida como Torre de la Laguna, al estar cerca de una. Entre los siglos XI y XIII se emprendió un programa constructivo de fortificaciones en numerosos puntos con la finalidad de confrontar el avance del ejército cristiano por tierras manchegas. Tras la conquista de la zona, entre 1235 y 1239, fue muy transformada.

El castillo debió abandonarse pronto tras la conquista, puesto que en las Relaciones de Felipe II del año 1575 se describe como “un edificio muy antiguo y caído, sin armas ni gente cuyos restos conservados indican que se hizo en tapiería de hormigón”. 

Se trata de una torre defensiva y fronteriza que servía para la emisión de señales luminosas con hogueras y para el acuartelamiento de una guarnición. Resultó fundamental en las contiendas medievales entre árabes y cristianos. Ubicada a tres kilómetros del casco urbano de Génave, su construcción fue realizada en tapial de argamasa. La planta es rectangular, de 6,25m x 4,40m. A su alrededor se pueden ver restos de otros muros, por lo que probablemente formaran un recinto en el que se incluía esta torre. Tanto la estructura como la técnica empleada es similar a la llevada a cabo en otras fortificaciones de la comarca. En su interior, la torre debió al menos tener dos niveles, apoyándose el superior sobre vigas de madera. Se conoce que también tenía una azotea, ya desaparecida.

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK