Cerrar Buscador

Con los brazos abiertos a la llegada de nuevos instrumentistas

Por Javier Cano - Octubre 04, 2020
Compartir en Twitter @JavierC91311858
Con los brazos abiertos a la llegada de nuevos instrumentistas
La Banda Sinfónica Ciudad de Jaén, en una de sus actuaciones.

La Sinfónica Ciudad de Jaén abre el plazo de inscripción a adolescentes y jóvenes que quieran "vivir la experiencia de formar parte de una banda de música" 

Trece años cumplirá en noviembre la Banda Sinfónica Ciudad de Jáen, un número de esos que llaman de mal fario pero que, en tiempos del coronavirus, esta cada vez más valorada formación jiennense quiere convertir en inolvidable de la mano de la música. 

Tras el parón del confinamiento y en plena incertidumbre por la pandemia, la banda se muere de ganas de retomar su actividad pública y, hoy mismo, reanuda sus ensayos con vistas a unos próximos conciertos en los que volverán a dejar claro por qué, pese a su trayectoria de menos de tres lustros, tienen el cartel que tienen.

Sí, este mes dentro de las Jornadas de Multiculturalidad organizadas por Iuventa, el próximo domingo 25 en el patio del Patronato de Cultura de la capital. Y en noviembre, en la Patrimonial Úbeda, donde cerrarán el Certamen Internacional de Novela: toda una novedad en el programa de esta cita literaria de la Ciudad de los Cerros. 

En esta línea, la Sinfónica espera ya con los brazos abiertos la llegada de nuevos instrumentistas que deseen sumarse a la formación: "Lo único que pedimos es que tengan unos mínimos conocimientos de algún instrumento", aclara Francisco de Paula Aguilar en representación de la banda.

"Pretendemos que vean que lo que saben hacer, si se hace con más gente, lo disfrutan más, que vean la aplicación que tiene la música que saben interpretar y, al estar en conjunto, el nivel de cada uno, lógicamente, irá subiendo, unos a otros se corrigen, se emulan en una especie de aprendizaje por comparación", en palabras de Aguilar.  

Bajo la dirección de Pedro López Álvarez, curtido en la 'Ciudad de Jaén' desde sus comienzos, y el mecenazgo de Software del Sol, los recién llegados "verán fruto a sus estudios": "A ellos les hace mucha ilusion preparar las partituras con vistas a un concierto, a mostrarse al público, no es lo mismo tocar solo que con cuarenta más, eso de que al terminar un concierto la gente te aplauda, te felicite, para un chaval de sus edades es muy satisfactorio", asegura, rotundo, Francisco de Paula Aguilar. 

Y no solo eso, dice, que la convivencia, la amistad es otro de esos valores que este colectivo procura entre sus miembros: "Que no sea solo verse cuando vienen a ensayar, sino que se generen grupos de amigos". Lo que dijo Bourget: "Una amistad noble, que es una obra maestra a dúo".

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK