Cerrar Buscador

"La guerra no ha terminado, Ucrania sigue necesitando ayuda"

Por Javier Cano - Mayo 07, 2022
Compartir en Twitter @JavierC91311858
"La guerra no ha terminado, Ucrania sigue necesitando ayuda"
Vecinos del pueblo ucraniano de Kalush posan con los corazones y el envío solidario promovido por la asociación. Foto: Corazones con bata.

Las mujeres jiennenses de la asociación Corazones con bata, que dirige la arjonera Lorena Leyva, no cesan en su labor de apoyo a la causa

"Al principio de la guerra, mucha gente hizo limpieza de armario, llevaban tres y cuatro bolsas de ropa (yo he encontrado hasta biquinis, y allí no hacen falta); alli no hay que dar lo que sobra, hay que dar lo que se tiene". 

Esta reflexión lleva la firma de la arjonera Lorena Leyva, responsable de la ya oficialmente constituida como asociación Corazones con bata, que si durante los peores momentos de la pandemia se batió el cobre para reconocer el trabajo de los sectores colocados en primera línea contra el virus, lejos de cesar en su actividad con la paulatina superación de sus efectos anda ahora comprometida con las consecuencias de la invasión rusa. 

"Ya hemos recogido más de treinta y dos toneladas de alimentos y productos de primera necesidad", celebra; artículos cuyos donantes tienen como recompensa los ya icónicos corazones de tela con mensaje que este colectivo elabora, artesanal y desinteresadamente, también desde el mar de olivos:

"Las compañeras de Arjona, de Santisteban del Puerto, de Baeza, de Úbeda, de Arjonilla... no han hecho recogida de alimentos para Ucrania, porque logísticamente no es práctico, pero no dejan de enviar corazones hechos por ellas", aplaude la presidenta. 

 Lorena Leyva, ante uno de los autobuses cargados de productos para Ucrania. Foto: Corazones con bata.
Lorena Leyva, ante uno de los autobuses cargados de productos para Ucrania. Foto: Corazones con bata.

O lo que es lo mismo: que cuando alguien tiene un gesto de generosidad a las puertas de un centro comercial o tanto ayuntamientos como bandas de música, sanitarios o asociaciones contribuyen a la causa, sobre sus pechos se llevan esos singulares órganos currados a mano que, sin necesidad de arterias que lo sustenten, palpitan plenos de solidaridad: 

"Somoss un grupo de mujeres, de costureras, que no solo recogemos alimentos y artículos de primeros auxilios, sino que nuestros corazones son como amuletos". Pues amuletos, como los define quien los concibió. 

Frases, corazones, palabras de aliento y compañía para quienes las necesitan ahora que, según Lorena Leyva, "parece que el boom de Ucrania se ha desinflado, y hay que llamar la atención: la guerra no ha terminado, seguimos necesitanto ayuda". Para ello, también, ponen a disposición de la gente el número de cuenta que figura bajo estas líneas. 

"Ahora hay incluso más necesidad que antes, porque mucha gente ha perdido a su familia y la ayuda es más necesaria", sentencia la arjonera, que junto con sus compañeras sigue empeñada en ponerle corazón a la cruda realidad.

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK