Cerrar Buscador

"Me siento un afortunado: trabajo y vivo del cómic, mi pasión"

Por Fran Cano - Marzo 06, 2022
Compartir en Twitter @FranCharro
"Me siento un afortunado: trabajo y vivo del cómic, mi pasión"

Carlos Cota Visedo (Jaén, 1989) es un hombre realizado y quién se lo iba a decir. El cómic, su gran pasión, es también su trabajo y forma de vida desde que hace un lustro inició la aventura de Tatooine Cómics, la única tienda especializada en la capital jiennense.

El empresario celebra que ha encontrado el respaldo de un público heterogéneo tanto en edades como en inclinaciones estéticas; la mayoría de sus clientes, puntualiza, son jóvenes. Lacontradejaén visita la tienda, ubicada en la calle Hurtado, para conocer las características del negocio y sobre todo quién es la persona que lo lleva. Hay, sólo faltaría, cómics por todas partes y 'merchandising' vinculado a personajes de ficción. "Las plataformas de cine y series me ayudan", asegura el jiennense.

—¿Qué le llevó a abrir la tienda?

—Se me ocurrió hace unos cinco años y medio así. Estudié el ciclo formativo de Audiovisual, estuve un tiempo en Madrid y, viendo que no llegaba a conseguir un trabajo estable, volví a Jaén. Entonces me decidí por mi otro hobby, los cómic. Aquí, en la capital, no había ninguna tienda especializada en cómic y probé suerte.

—¿Tenía clara la idea de Tatooine Cómics?

—(Sonríe) No, para nada. Fue un poco tirarse a la piscina sin flotar y sin nada. Es mi afición, a mí me gusta mucho, imaginaba que tendría buena acogida, pero no pensé que me fuese a ir tan bien. Estoy muy contento con la tienda. Es la única especializada en la capital y eso ayuda mucho.

—Aparte del mundo del cómic, ¿qué más encontramos en su establecimiento?

—Principalmente es una tienda muy especializada en el mundo del cómic, ya sea de superhéroes, americano, europeo, manga (que tiene mucho tirón y se está vendiendo mucho) y además hay 'merchandising' vinculado a lo que vendo.

—¿Le ha venido bien el cambio de emplazamiento? ¿Fue voluntario?

—Mitad, mitad. Antes estaba de alquiler en un local mucho más pequeño y yo ya empecé a notar que se me queda chico. Entonces busqué otro más grande. Dio la casualidad de que se me acababa el contrato, me lo querían subir demasiado... y directamente adquirí este local. Y estoy muy contento con el cambio.

—Tengo la sensación de que le va mejor en calle Hurtado.

—Sí, sí. No tiene nada que ver. Es un mundo nuevo. Es un local más grande, que se ve desde la calle y con más paso de gente. En el otro si no lo sabías, apenas te fijabas. Lo he dicho siempre: me cabreaba ver a alguien con la camiseta de Batman y que no se diera cuenta de que estuviese ahí. Ahora todo el mundo mira, entre o no. Y hay que tener en cuenta que las tiendas de cómic tiran mucho, son muy llamativas y animan mucho a la gente a entrar.

—¿Cómo es su clientela?

—De todas las edades. Desde niños de cinco o seis años que están empezando a leer, y se compran cómics especiales para ellos, hasta gente de 60 y 70 años. No hay una edad fija. Aunque mi público sí son generalmente jóvenes, desde los 15 hasta los treintitantos es el grueso. Y en cuanto a gustos, también hay de todo: gente especializada en superhéroes, fans del manga y de todo, en general.

—¿Hay algún producto estrella?

—Ahora se vende muchísimo manga, que es el cómic japonés. Y algunos están dando un pelotazo increíble. También se nota mucha el efecto cuando sale una película. Este fin de semana se estrena la nueva de Batman y desde hace dos semanas ya hay gente que viene y buscan el cómic en el que se basa la película. Si sale una película de Marvel de Los Eternos, que eran personajes muy desconocidos, todo el mundo pregunta por esos.

—El 'boom' de las plataformas digitales, tanto de música como de cine, ¿ayuda o perjudica a iniciativas como la suya?

—Me ayuda mucho por lo que le contaba. En cada plataforma de cine hay dos o tres series de superhéroes o cada dos por tres hay un estreno, y me ayuda mucho.

—¿Quiénes son sus autores favoritas y qué recomienda?

—A bote pronto, le digo Tirso Cons, dibujante de Trackers entre otros muchos; David Rubin, de Ether o El Héroe, y Belén Ortega, de manga y Batman. En cuanto a guionistas, Garth Ennis (Predicador, The Boys), Tom Taylor (Injustice, DCSos) y Paco Roca (La casa, Regreso al Edén).

"'JAÉNGO' TIENE UN PÚBLICO MUY NUMEROSO"

—En Jaén hay fama de que apostar por la cultura no es el mejor de los negocios. ¿Qué opinión tiene en base a su experiencia?

—Es complicado, muy complicado. Recuerdo cuando abrí aquí, en la calle Hurtado, el establecimiento. Antes era un bar. Y lo que más escuchaba de la gente que pasaba por la puerta: "Va a quitar un bar para poner una tienda de libros. Ole ahí". Es muy complicado en Jaén capital. En Úbeda sí se apuesta muchísimo. Hay una asociación que hace certámenes de cómic y muchas cosas. Aquí, muy poco.

—Su tienda tuvo un papel importante en la última edición de JaénGO. De hecho, las entradas se vendían aquí. ¿Cómo lo vivió?

—Fue una experiencia bastante positiva. Esta cuarta edición fue más reducida por el tema del coronavirus, pero como le digo, estuvo muy bien. Tiene un público muy grande. Son gente muy joven. Son chavales de instituto, de 15 ó 16 años. Bien es cierto que es prácticamente lo único en mi ámbito que hay en Jaén. Está la Feria del Libro, pero es más general. Yo ya había participado en otras ediciones de 'JaénGO' y siempre tengo mi stand. Soy el único que vendió manga este año.

–¿Le gustaría seguir esta línea de apoyar proyectos de asociaciones en Jaén?

—Sí, de hecho, con el colectivo de Úbeda estoy en contacto para eventos como el Cinefan Festival y el Festival del Cómic Europeo. Lo hacen muy bien y traen a gente de gran nivel. En Jaén lo intenté pero era prácticamente imposible por tema económico. Dejé la idea de lado, pero sí es cierto que quiero cuidar esa línea de trabajo.

—¿Qué balance hace de su etapa como autónomo?

—Viendo los 300 euros que me han clavado hoy (risas)... Lo llevo jodido. Es algo que no se entiende. Lo de la cuota de autónomos. Decían que lo iban a cambiar, pero sigue siendo un 'clavazo' increíble. Es duro.

—Supongo que ayuda el hecho de trabajar en lo que a uno le gusta.

—Yo me siento muy afortunado, porque trabajo de mi hobby. En mi casa estaría haciendo lo mismo que aquí, leer básicamente. Eso, quieras o no, suaviza el golpe. Y además me va muy bien dentro de lo que cabe. Si fuese peor, sí que me lo replantearía. Pero viendo que la cosa va viento en popa hay que seguir.

"ME GUSTA VIVIR EN JAÉN E IMAGINO MI NEGOCIO CON MÁS PROYECCIÓN NACIONAL"

—Me contaba antes de la entrevista que vivió en Madrid. No sé si llegó a intentar el emprendimiento allí.

—No. Fui a estudiar, hice las prácticas en la productora Globomedia y estuve con ellos un tiempo. Eran sustituciones. Después regresé a Jaén y me resultó imposible conseguir un trabajo de mi ámbito. Por eso tiré por el camino del cómic.

—¿Le gusta vivir en Jaén?

—Sí, la verdad es que sí. Vivo al lado de la Catedral. Yo estoy muy contento con Jaén. Es cierto que le faltan algunas 'cosillas', pero yo estoy bien.

–¿Cómo se imagina Tatooine Cómics en diez años?

—Me la imagino más llena de artículos y más conocida a nivel nacional, por así decirlo. Me va bien a nivel local, pero quiero tener presencia en el resto del país. Tengo que hacer la página web, por ejemplo. Aunque a través de redes y de WhatsApp llego a la clientela de los pueblos: me piden un cómic y lo mando. Y volviendo a la pregunta de cómo veo la tienda en el futuro, aquí debe haber más y más libros.

—Hemos terminado. ¿Quiere añadir algo más?

—Suelo tener de todo aquí, pero si alguien quiere algo y no está, se pide y se busca sin ningún problema. Normalmente lo encontramos todo. Hasta ahora no me he encontrado con un desafío de decir: 'Ostras, esto es imposible'.

Fotografías y vídeo: Fran Cano.

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK