Cerrar Buscador

'El ascensor' de Zurro para en el Infanta Leonor por última vez

Por Javier Cano - Noviembre 22, 2019

La exitosa obra llegará a Jaén el próximo domingo de la mano de Paripé Teatro con un argumento cargado de ironía, humor y drama, un elenco artístico de pesos pesados de la escena jiennense y una sorprendente escenografía

Por Groucho Marx sabe todo el mundo que cuando un ascensor baja, produce una sensación que puede confundirse con el amor. Lo que casi nadie conocía (al menos hasta que Paripé Teatro empezó a demostrarlo sobre los escenarios de Andalucía, Madrid y un montón de sitios más) es que en el gesto diario de pulsar un botón y entrar en la cabina empieza también una apasionante aventura, por más prosaica que pueda parecer.

Queda claro después de subir y bajar con un elenco de pesos pesados de la escena jiennense (Pedro Lendínez, Amada Santos, Cristina Mediero y Óliver Gil) en El ascensor que el dramaturgo salmantino Alfonso Zurro creó a fuerza de talento y que ha hecho, tras dos años de representaciones en salas y teatros, que los viajes en este artilugio no apto para claustrofóbicos ya no sean lo mismo.

Dirigida por Carlos Aceituno, la exitosa obra acumula aplausos y reconocimiento por donde pasa. No en vano, tanto Zurro como Óliver Gil fueron nominados a los prestigiosos premios Lorca en sus categorías de mejor autor y mejor intérprete masculino y el Certamen de Artes Escénicas de los madrileños teatros Luchana los seleccionó nada más comprobar la calidad de su propuesta, que estará en la capital jiennense, por última vez, el próximo domingo a las ocho de la tarde, sobre las tablas del Nuevo Teatro Infanta Leonor

"En estos dos años de gira nos han preguntado muchas que cuándo vendríamos a Jaén, y ahora es la oportunidad", manifiesta Carlos Aceituno. "La gente va a encontrar, para empezar, un trabajo impresionante de los cuatro actores, solo cuatro pero que son capaces de encarnar casi treinta personajes distintos, de pasar del drama a la comedia en segundos, y van a encontrar una crítica social muy fuerte y necesaria", adelanta el director de la obra.

Por si fuera poco, el repertorio de sorpresas de la puesta en escena de El ascensor parece no tener límite, y son los propios actores (asegura Aceituno) quienes ejercen como maquinistas de la escenografía, un trabajo que "deja a la gente con la boca abierta".

Con escenografía del bailenense Eufrasio Lucena, música tan de aquí (pero también tan de allá) como la de Sitoh Ortega, iluminación made in Jaén a cargo de Augusto Sánchez, vestuario de Toñi López y sonido y diseño gráfico del también jiennense Luis Arjona, parece imperdonable no disfrutar, este domingo, de un trabajo que deja más que claro que talento y Jaén son prácticamente sinónimos. 

En este ascensor (aclara Aceituno), que pone en la palestra las miserias y los valores de cada uno de sus usuarios (reflejo de la vida misma), se pueden ver "escenas muy cotidianas, desde la típica conversación del tiempo hasta la discusión de pareja pasando por conflictos, verte obligado a compartir tiempo y espacio con personas a las que no cuadras en ideales políticos o de otro tipo y estás deseando ya que se abra la puerta, salir de esa situación". ¿A quién no le ha pasado?

Y mucha actualidad, de la más rabiosa: "Es también una metafora de España, que sube, que baja, con la izquierda, con la derecha...". Si estará al día esta obra que desde sus primeras representaciones, allá por mayo del año pasado, los cambios de escenas han sido el pan de cada día, a cuenta de las elecciones y sus resultados, de la situación política que vive el país.

Sostenida por la propia compañía y Pespunte Producciones, cabe destacar, igualmente, el papel de la Diputación Provincial (celebra el director de El ascensor) a la hora de convertir en realidad este gran proyecto: 

"Gracias a ella hemos podido hacerle frente, es la primera vez que la Diputación apuesta por una compañía y unos actores residentes aquí; ya había apostado antes por Rosario Pardo, Alberto Conejero y Chema del Barco, pesos pesados de la escena nacional, pero por una compañía jiennense ha sido un honor y un orgullo y gracias a ese respaldo hemos podido llevar esta obra, por ejemplo, a la Sala Cero de Sevilla y llenar tres días consecutivos siendo verano, que era muy complicado", apostilla Aceituno. 

Que cada vez que las puertas de la cabina se abran los actores vean el patio de butacas lleno sería el mejor premio a un esfuerzo interpretativo tan reconocido ya como merecedor de que en su propia tierra cuente con el arropo de los teatreros de aquí, que son legión. 

 

He visto un error

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.