Cerrar Buscador

La historia de una amistad fraguada por una pensión

Por Esperanza Calzado - Enero 01, 2021
Compartir en Twitter @Esperanza44
La historia de una amistad fraguada por una pensión

'Una vida en la maleta: La historia que Valentín siempre quiso contar' toma forma de la mano de Agustín González, secretario de Empleo y Trabajo Autónomo

Valentín no lleva maleta. Se podría decir que nunca la ha llevado. Ha viajado prácticamente con lo puesto y a sus 89 años descubre que décadas de experiencias pueden convertirse en el equipaje más preciado. No acaba de entender bien el título del libro: Una vida en la maleta: La historia que Valentín siempre quiso contar. Pero su autor acierta de lleno en su elección. Es de lo poco que Valentín y Agustín González, por muchos conocido por ser el secretario de Empleo y Trabajo Autónomo de la Junta, no han compartido previamente. 

No siempre se topa el lector con una novela que esconde tantos secretos. Algunos se transmiten en los capítulos ágiles y amenos, plagados de aventuras. Otros hay que leerlos entre líneas, como la vocación hecha realidad por su autor. Jiennense de adopción, Agustín González quiso ser periodista, pero su padre le orientó a la carrera de Derecho, que hoy le ha llevado hasta donde está. Sin embargo, su vocación por las letras nunca desapareció. Blogs y poesías han dado rienda suelta a su pluma hasta ahora, cuando ha publicado su primera novela, que será presentada el domingo en Jaén ante un pequeño círculo de amigos. La pandemia manda.

Pero el coronavirus no ha podido con un soñador que cada fin de semana viaja de Sevilla a Jaén para regresar con su familia. La Covid-19 no ha podido con horas y horas ante el ordenador para dar forma a tres años de conversaciones y de relación epistolar con Valentín, el protagonista de su primera novela, que recorre las redes sociales a golpe de las fotos que los lectores comparten.

¿Quién es Valentín y cómo es su maleta? La historia comenzó cuando Agustín González era Consejero Laboral en Marruecos. Allí conoció a un compatriota de 86 años que fue a reclamar que le habían bajado la pensión. "El perfil de residentes allí es el de emigrantes de la República que tuvieron que marcharse; gente que se ha tenido que reinventar. Pero ese no era Valentín".

Perfectamente trajeado, como a este español le gusta ir a diario, se presentó ante él para reclamar un descenso en la pensión con la que malvivía en España y que en Marruecos le ofrecía una esperanza. De la conversación surgió una amistad y muchas cenas donde le contaba su vida, llena de aventuras y anécdotas. "Un hombre peculiar, lleno de energía y sin ganas de crecer cuya vida da para varios libros", reconoce el propio autor. 

Si el Lute tiene un libro, por qué no él, se preguntaba Valentín. Hoy, su vida está sintetizada en una maleta llena de literatura. "Tres años me ha llevado y la verdad es que parece que está gustando mucho", confiesa algo pudoroso. Como buen periodista de corazón, entregó el manuscrito a dos personas para que les opinarán antes de editarlo. Encantó. 

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK