Cerrar Buscador

"No quiero ir a 90 en una autovía de 120 kilómetros por hora"

Por Esperanza Calzado - Junio 10, 2021
Compartir en Twitter @Esperanza44
"No quiero ir a 90 en una autovía de 120 kilómetros por hora"

Adiós a un histórico político: Manuel Vallejo decide dar un paso al lado y deja la Alcaldía de Quesada tras más de veinte años al frente

"Soy tan de aquí que ya no puedo ser de otro sitio". Lo dijo una vez Manuel Vallejo, alcalde de su municipio, Quesada, durante 24 años y la expresión sale a colación en la conversación con Lacontradejaén. Ha decidido dar un paso a un lado y retirarse. La pandemia le ha pasado factura y no le duelen prendas en reconocerlo. Si no va a estar al cien por cien, prefiere que su sucesor coja el relevo de una carrera que que ha durado más de dos décadas.  "No quiero ir a 90 en una autovía de 120 kilómetros por hora".

Su pasión por Quesada hizo que cuando "le tentó la política no supiera decir que no". Así fue como comenzó su andadura, en la Concejalía de Cultura, entre el año 1987 y 1993. Después fue alcalde entre 1993 a 1995, y desde 1999 hasta la fecha. Es de los alcaldes elegidos democráticamente que más tiempo llevaba en el cargo. 

No ha estado contagiado, pero sí ha pasado por cuatro cuarentenas durante la pandemia de coronavirus. Tiempo suficiente para reflexionar y darse cuenta que está cansado. Como él mismo confiesa, la falta frescura e ilusión y sus vecinos no se merecen eso. De ahí que a sus 65 años recién cumplidos, como aquel que dice, haya decido retirarse para dar paso a gente con ilusiones renovadas y con toda la fuerza que necesita el municipio. 

El próximo día 26 será su pleno de despedida y a partir de ahí hay un plazo de diez días para convocar el siguiente en el que se votará a su sucesor. Si no hay sorpresas, será el actual teniente de alcalde, José Luis Vilches, que lleva seis años en el Ayuntamiento. 

A partir del día 26 el teléfono de Manuel Vallejo ya podrá apagarse de vez en cuando. Finalizarán las jornadas de 48 horas y podrá dedicar más tiempo a su familia, la que sin duda más ha sacrificado durante su trayectoria política. Cuando se le pregunta lo mejor de estos 24 años, la respuesta sorprende. Recuerda la conversación con una mujer que le pedía ayuda para su nieta, embarazada y madre soltera que no tenía vivienda. "Ahora mismo no hay viviendas libres pero cuando haya yo la llamo". Ahí se quedó la conversación pero esa mujer se quedó con mucho más. Le dijo a su vecina: "No sé si me podrá ayudar pero me ha atendido muy bien".

Eso es la política para Manuel Vallejo, escuchar a sus vecinos. "En política, los pequeños detalles son tan o más importantes que las grandes cosas". Arreglar un bache, una farola, un problemas de ruidos... en definitiva, mejorar la vida de sus vecinos. 

A lo largo de todo este tiempo también ha tenido sinsabores. Le pesa el que hubo años que no podía pagar a los proveedores en su momento, sobre todo con la crisis de 2008. Hoy, ese problema ya es historia. No olvidará nunca el incendio en la dehesa de Quesada, que arrasó 10.000 hectáreas y que cada vez que habla de él le provoca un nudo en la garganta. Tampoco el del año pasado, junto a la Cueva del Agua. 

Ahora, todo lo vivirá desde el otro lado de la pantalla, descansando, con la familia y recibiendo el calor de buena parte de sus vecinos, a los que su marcha ha pillado por sorpresa. "Algunos pensaban que no me iba a ir nunca", sonríe, porque ese momento iba a llegar tarde o temprano y ya está aquí.

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK