Cerrar Buscador

Cuando el vigilante está vigilado

Por Juan Carlos Higueras - Mayo 26, 2020
Cuando el vigilante está vigilado

Se han hecho “virales” estos días atrás dos vídeos en los que se observa perfectamente la triste realidad en la que vive (vivimos) el colectivo de la seguridad privada en este país. Uno es un altercado provocado por una clienta en una tienda de una conocida cadena de supermercado, y otro es la supuesta agresión por parte de dos vigilantes de seguridad a un usuario del tren. En ambas grabaciones, hechas por personas con su teléfono móvil, se pone en evidencia un problema muy grave y no es otro que la falta de consideración de autoridad al Vigilante en la Ley 5/2014, de 4 de Abril, de Seguridad Privada. La mayoría de las miles de personas que han compartido las escenas por las redes sociales, lo han hecho con el ánimo de reírse de la delirante actuación de la clienta en el supermercado, y de compartir la indignación (también morbo) por el supuesto trato vejatorio sufrido por el pasajero del tren, pero yo quiero ir un poco más allá de si la clienta se desnuda en un arrebato de ira o de si hay agresión por parte de los vigilantes o la lesión es producida por un forcejeo inevitable.

Me gustaría, cuando reabran las academias que forman al personal de seguridad privada, que estos vídeos se analizaran desde el punto de vista jurídico y técnico-profesional.

Desde el punto de vista  jurídico, quiero saber por qué el Vigilante de Seguridad del Supermercado amaga con ponerle los grilletes cuando ya está reducida la agresora y finalmente no lo hace. El audio, que no tiene desperdicio, es clarificador al respecto. ¡Ponle los grilletes! ¡Dejadla, si está loca! Grita la gente entre risas en una especie de circo romano, presionando a un trabajador mal pagado y probablemente mal descansado. Tengo una teoría al respecto. El Vigilante teme estar incurriendo en un delito de detención ilegal. Así de sencillo y así de demoledor. Son cientos los compañeros que se ven inmersos en costosísimos procesos judiciales, denunciados por detención ilegal como dudoso resquicio legal de abogados sin escrúpulos para salvar a sus clientes de la acción de la Justicia. Desnudar a un santo para vestir a otro.

Igual pasa con los Vigilantes del tren (agredidos a diario). Al verse en una situación de resistencia grave por parte del pasajero, y grabados por otro que les recuerda que “que se están colando” optan por no proceder a la detención claramente pensando en el infierno legal que se les viene encima. Resultado, expedientados por Renfe, apartados del servicio con una segura pérdida de empleo y con una probable pérdida de licencia.

La solución a esta inseguridad jurídica que te obliga a actuar dónde ni los NAVY SEALS se atreverían y cuando actúas, te castiga por no ser policía “y colarte”, es la consideración de autoridad pública. Esto que digo espero que no suene a osadía, el profesorado y el personal sanitario ya lo son. Pegarle al vigilante es más barato que pegarlo al maestro o a la enfermera. Que nadie se enfade, estoy de acuerdo con que determinadas profesiones tenga una consideración especial, pero clama al cielo que la seguridad privada no sea una de ellas. Cosas de este país.

Desde el punto de vista técnico profesional, es todavía más sangrante si cabe la escasez de medios con la que nos enfrentamos a situaciones tan embarazosas como las de los vídeos, especialmente el vigilante del supermercado. Ha de enfrentarse con una defensa, que solo puede usar en determinados y muy restringidos casos. No puede llevar chaleco protector de ningún salvo autorización expresa en una maraña legal inviable, los guantes anticorte los lleva si se los ha comprado él, y si lleva spray defensivo, que cualquiera puede llevar en el bolso, será expedientado. Absurdo.

Una vez que parece controlada la situación, llega la policía. Concretamente cuatro agentes (igual hay más y no salen), dotados con chalecos antibala y pistola semiautomática 9 mm parabellum. Misma presunta agresora, misma situación pero asumida con distintos medios. Injusto, ¿verdad?

Hace muy poquitos días, el 21 de mayo, celebrábamos el día de la Seguridad Privada. No ocupó grandes titulares en los periódicos ni en los informativos. Cuando salíamos a los balcones a las ocho de la tarde nadie piensa en el vigilante que te salva la vida con un desfibrilador o detiene al que quiere secuestrar a tu hijo en un parking. Tampoco lo pedimos, lo hacemos por vocación, pero ya es hora de una dignificación seria del sector.

A día de hoy se están abordando leyes de calado en la sociedad española, Ley de Transición Ecológica, derogación de la reforma laboral, pacto estatal por la educación, etc. Espero y deseo que haya un huequito para la nuestra. Veremos.

 

*Juan Carlos Higueras Piedra es Jefe y Director de Seguridad, posee las licencias de Vigilante de Seguridad y Escolta Privado y es formador de Vigilantes, Escoltas y Guardas Rurales. Presta sus servicios en la empresa de Seguridad Privada Sansegur S.L

He visto un error

COMENTARIOS

Alejandro

Alejandro Mayo 26, 2020

Desde el momento que la individua le pega a la cajera, el vigilante puede proceder a su detención. El compañero debió hacerlo y no pensé en ninguna detención indebida y menos cuando todo se está grabando. La intención de la individua al despeinarse y quitarse la ropa es para demostrar a la policía abuso del vigilante y máxime quitarse la ropa. En estos casos hay que actuar con rapidez y no pensar en las consecuencias

responder
Gio

Gio Mayo 26, 2020

Buenas tardes. Para poner un poco de luz a tanta oscuridad, y basándome en la experiencia de llevar más de 11 años formando a vigilantes de seguridad y escortas privados, le diré: En estos vídeos que cita, al igual que en muchos otros, no sólo se ve la enorme dificultad de los vigilantes de seguridad para hacer su trabajo, sino que también queda expuesta la poca preparación y conocimiento de los mismos. Un vigilante se ampara en la ley 5/2014. En su artículo 32 se redactan de forma muy clara sus funciones como vigilante. Una de ellas es la protección de las personas del lugar donde se halla realizando el vigilante su actividad. El hecho de immovilizar a una persona que está con actitud violenta y/o agresiva, con manillas no supone en ningún caso una detención ilegal. Todo al contrario, es el deber del vigilante impedir a toda costa que nadie pueda causar lesiones en las personas y daños en las cosas. Les motivo a estudiar la ley de seguridad privada y profundizar en el artículo 32, para poder ejercer laa funciones de vigilante de seguridad con mayor profesionalidad y conocimiento.

responder
Un vigilante mas

Un vigilante mas Mayo 26, 2020

Pobrecitos de sus alumnos en 11 años. Yo llevo casi 20 trabajando en el sector y solo con leer su escrito se ve claro que usted no es ni del sector. Primero, es ESCOLTA, no ESCORTA, no me diga que es un fallo al escribir porque la "L" y la "R" estan suficientemente separadas para que no sea un error. Segundo, cualquier profesional del sector sabe que la palabra correcta para lo que usted denomina "manillas" es GRILLETES, no "esposas" ni "manillas". Tercero y ultimo el deber de ningun vigilante es "impedir a toda costa que nadie pueda causar lesiones en las personas y daños en las cosas" puesto que eso puede hacer que el vigilante acabe detenido. La obligacion del vigilante es proteger los bienes y personas pero siempre utilizando la congruencia y proporcionalidad necesarias para ello, nada de "a toda costa", no se puede usar los medios que uno quiera ni en la medida que uno crea oportuno, siempre se a de ser proporcional. Por ejemplo, si un vigilante armado ve una agresion fisica consistente en que una persona da un tortazo a otra y segun usted para defender "a toda costa" saca su revolver y dispara al agresor, el vigilante acabara en prision sin ningun genero de duda por lo que eso de "a toda costa" sobra y cualquier formador de seguridad privada lo tiene muy claro.

responder
Leo Bru

Leo Bru Mayo 26, 2020

A la hora de juicio, tu futuro está en la mano del juez. Si tienes "la suerte" de un juez"bueno", tu futuro profesional está sellado. No será la primera vez eso! Así que dejad la "corectitud política".. Sin título de "agente de la autoridad", situaciones más arriba visto, continuará.

responder
Otro mas

Otro mas Mayo 27, 2020

Perdona Gio,el compañero tiene toda la razón no tienes ni puta idea de la realidad,ninguna ley nos ampara,al contrario si pueden nos hunden,lo que hizo el compañero de prosegur lo hizo muy bien es fácil decir desde fuera pero ponte tu en su lugar por mil eu. Saludos

responder
Pedro García

Pedro García Mayo 27, 2020

Yo digo lo que pienso y considero. A mí, quien únicamente me podría detener es la policía. Es que yo mismo le "pongo las manos", (total, no he estado detenido nunca). Pero si algún vigilante intenta "engrilletarme", se las tendrá que ver conmigo, como si de un tipo normal de la calle que me está intentando agredir se tratara. Eso sí, en caso de que yo sea consciente de que me han pillado ya sea un vigilante o un trabajador haciendo algo malo (algo que es prácticamente imposible por que yo no soy ningún delincuente), yo mismo espero a que llegue la policía. No necesito a nadie que me retenga.

responder
Ángel Boada

Ángel Boada Junio 17, 2020

No te retienen, te detienen ya que retener no existe. Lo de engrilletarte dependerá de tu actitud, si estas agrediendo a otras personas, al vigilante o te estás autolesionado lo que procede es que te engrilleten y te pongan a disposición de la policía, tanto si lo ves bien o no pero es así.

responder
Jose

Jose Mayo 27, 2020

Los vigilantes vigilados por el exterior ¿Que pasa también con los vigilantes municipales que auxilian a la policía local y estan acreditados como vigilantes de seguridad? Hablan de leyes en la empresa, se entera el gobierno del ayuntamiento, y los mandan a lugares donde no puedan hablar más, quedando vigilados con cámaras dirigidas hacia ellos y si hablan mas, los ponen en lista negra, eso pasa en los pueblos con Costa y con pocos policías en zonas como Huelva, ¿Debería policía Nacional investigar los pueblos con vigilantes municipales y que sus partidos gobernantes dieran explicaciones exhaustivas?, Y eso que la ley ampara, yo llevo más de 15 años trabajando así, el vigilante vigilado con las manos atadas, ojos cerrados y oídos tapados, se lleva en la sangre este oficio y ni se puede actuar ni hablar. Un gran saludo a todos los compañeros de seguridad.

responder
José Luis Tomás  Juan jo

José Luis Tomás Juan jo Mayo 27, 2020

Siempre hemos sido la última boñiga, en casi todas las empresas que trabajamos, y aguanta a jef@s, que se creen que somos sus empleados

responder

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.