Cerrar Buscador

Jabalcuz revive la pesadilla de los apagones

Por Fran Cano - Diciembre 27, 2017
Compartir en Twitter @FranCharro
Jabalcuz revive la pesadilla de los apagones
Jabalcuz vuelve a tener problemas con los apagones eléctricos.

La Asociación Paraje de Jabalcuz, cansada de que una línea de luz no se renueve, planea hacer concentraciones ante la empresa del suministro eléctrico

"Cada que vez que hay rachas de viento o caen cuatro gotas nos quedamos sin luz". Habla Víctor del Salto, presidente de la Asociación Paraje de Jabalcuz. Los residentes están inmersos en una pesadilla que conocen desde hace años: los continuos apagones que afectan a la zona cuando empeora el temporal.

No hay nada peor para la estabilidad de la línea eléctrica en Jabalcuz que los últimos protagonistas climatológicos que ha sufrido la capital, tanto da que se llamen 'Ana' o 'Bruno'. "Ya nos pasó con 'Ana'. Y sí, cada vez que hay tormenta tenemos el mismo problema", narra el presidente.

Hoy han vivido un apagón que ha propiciado el fundido en negro de Jabalcuz desde las cuatro de la madrugada hasta las diez de la mañana. Según Del Salto, el resto del día tampoco ha sido estable. Afectan a todo el barrio, de más de 2.000 residentes, desde Casería de Piedra, Bellavista, Las Palmeras y las zonas urbanas.

 Los apagones afectan a toda el barrio y propician que haya problemas con el suministro de agua.
Los apagones afectan a toda el barrio y propician que haya problemas con el suministro de agua.

SIN LUZ Y SIN AGUA

El dirigente vecinal acumula dos décadas residiendo la zona. Tiempo más que suficiente para tener claro cuál es el origen del problema: "Es la línea eléctrica, que desemboca aquí y está muy vieja", apunta.

Cuenta Del Salto que en el pasado la empresa que suministra el servicio eléctrico ya intentó arreglarlo. De hecho, hubo intervenciones, pero nada definitorio, nada que acabe de una vez con los recurrentes apagones del invierno.

Los impedimentos se traducen en la inoperancia, obvia, de aparatos eléctricos, de internet y en un inconveniente muy propio de Jabalcuz: "El auge que tenemos es un sondeo; las bombas extraen el agua. Si no hay luz, también nos quedamos sin agua", manifiesta.

¿Qué harán los vecinos? Quejarse ha valido de poco. Hasta la fecha, el colectivo ha sido partidario de la vida diplomática, pero quizá 2018 sea un punto de inflexión. "No descartamos una concentración en la puerta de la empresa", concluye Del Salto.

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK