Cerrar Buscador

"Soy fanático de ver el fútbol amateur en directo"

Por Fran Cano - Noviembre 22, 2020

Antonio Expósito Pérez "Cata" (Alcalá la Real, 1988) admite una frase hecha porque es muy de verdad: ama el fútbol. El nuevo entrenador del Club Deportivo Alcalá Enjoy retoma la dirección del sénior con la ilusión de dejar atrás la Segunda Andaluza, tras el ascenso frustrado hace unos meses en el play off exprés que propició la pandemia. Hay que subir de categoría como sea, insiste el nuevo preparador.

Es la tarde del lunes 16 de noviembre de 2020, y el míster llega a las instalaciones del Polideportivo Municipal con la indumentaria del equipo, saludando a cuantos empleados se cruza. Agarra un balón y a petición de este periódico da unos toques sobre el césped —ése que fue albero en la infancia y en la adolescencia— como los futbolistas que recién estrenan escuadra. No es el caso. "Cata" es un hombre de club, encantado de faenar con amigos, y con muchas ganas de que la competición empiece de una vez. No hay virus que frene el hambre de fútbol.

–Vuelve a casa, al CD Alcalá Enjoy. ¿Cómo se ha dado el fichaje?

—Después de la derrota en el play off del año pasado ante el Jódar el equipo no consiguió el objetivo, que era ascender. José Miguel Ibáñez, entonces entrenador del CD Alcalá Enjoy, al que le tengo mucho cariño, decidió no continuar. Me supo mal porque su trabajo fue excelente y la temporada, magnífica. Así es el fútbol, al final llega un partido de todo o nada y por desgracia salió nada. Eramos mejores, pero el fútbol es así. Ibáñez presentó la dimisión, el club no podía hacer nada, porque él lo tenía claro. José Carlos Jiménez, el presidente, me consulta la posibilidad de volver. Era un verano atípico por las circunstancias de la pandemia. Le hablo de finales de julio. Había que trabajar con urgencia sí o sí. Desde que se fundó el club he entrenado en prácticamente todas las categorías. Para mí es un orgullo ser el entrenador del buque insignia. El club me eligió y no pude decir que no.

—¿Qué recuerda de su anterior temporada como entrenador aquí?

—Resultó agridulce. Recuerdo que el inicio fue muy bueno. La primera vuelta me parece que acabamos primeros o segundos. Al final hubo ciertas circunstancias, pequeños detalles, que decidieron el devenir de la temporada. Pasamos una mala racha y la desilusión se apoderó del equipo. No conseguimos retomar el vuelo y al final acabamos sextos. Había un muy bien equipo, hicimos una gran primera vuelta, pero al final se truncó la cosa y no se logró el objetivo.

—¿Ha cambiado mucho la plantilla?

—Bueno, no tanto. Apostamos por gente de la casa, que son los que son. Alcalá la Real tiene una cultura deportiva muy buena, con jugadores de gran nivel. Hay cambios mínimos, desde gente que no estaba y ha vuelto hasta algunos jugadores que hemos incorporado. También personas que han regresado al municipio. Tenemos experiencia, es nuestro grado predominante. Es la baza que debemos saber jugar. Venimos de años de 'fracasos'. El mío anterior no fue bueno, el siguiente fue malo porque no se enderezó el rumbo y luego los dos últimos años de José Miguel Ibáñez, que han sido buenas temporadas, pero a la hora de la verdad hemos fallado. No me gusta esa expresión, porque el rival juega y más que demérito nuestro es mérito del rival.

—Segunda Andaluza es una categoría difícil, donde no debe ser fácil imponerse esa idea tan recurrente en la élite, ‘el estilo’. ¿Cómo le gustaría que jugase su equipo?

—Yo quiero que el equipo tenga la pelota y que nuestra característica sea la posesión del balón. Siempre me ha gustado que mis equipos jueguen desde atrás y arriesguen. Pero, como bien ha dicho, hay que adaptarse a la categoría. Creo que una de las cosas que he aprendido de mi anterior etapa es que no siempre hay que ser fiel al estilo, sobre todo fuera de casa. Vamos a campos muy pequeños, como el de Cambil, donde no puedes desarrollar al cien por cien el estilo. Hay que adaptarse por más que nos guste ser protagonistas del partido y defender con el balón. Habrá partidos donde sufriremos y desde el trabajo lucharemos por los tres puntos.

—En la plantilla hay jugadores de su edad y mayores, algunos han sido compañeros suyos. ¿Eso es una ventaja o le incomoda?

—La principal desventaja es que igual me ven más como un amigo que como un entrenador. Quizá en un momento dado pueden 'revelarse' por verme como un amigo e incluso que me rebatan un once o una opinión. Pero también creo que puedo convertir eso en una ventaja, porque me gusta mucho hablar con el jugador y conocer sus inquietudes. Soy una persona que, aunque lleve años en el fútbol, tengo mucho que aprender. Tengo que intentar que vayamos todos a una y que la unión entrenador-jugador, porque somos todos amigos, sea el punto de partida para conseguir nuestro objetivo.

"INTENTO QUE LOS JUGADORES ENTRENEN CON ILUSIÓN"

—Finalmente, el inicio de temporada se ha retrasado hasta el próximo 29. ¿Tienen ganas de empezar?

—El ambiente está crispado, como en el resto de la sociedad. Pero me atrevo a decir que sí, que hay ganas. Hay un poco de miedo de empezar y tener que parar por el virus.

—Entrenar sin horizonte competitivo es raro, ¿no?

—Sí, ése es el problema con el que lidio ahora. Trato de que vengan a entrenar con una ilusión, con ganas de que el inicio parece que está cerca. Es una liga muy corta —son diez partidos, el primer clasificado asciende directamente, mientras que el segundo y el tercero juegan un play off— y un tropiezo te condiciona la temporada. El año pasados fuimos terceros en la competición regular, y el Jódar ascendió en el partido de play off porque le sirvió el empate a cero. No hubo ida y vuelta por la pandemia. Nosotros, como le digo, trabajamos con la ilusión de competir y de jugar. Entrenamos porque nos gusta competir.

—No parece que el público vaya a volver a los estadios. Supongo que también lo notarán en el fútbol amateur, donde los aficionados suelen ser los amigos, las parejas, los padres y los colegas.

—Sí, sí se nota. Quizá no como en el fútbol profesional, en el que ahora vemos que no hay tantos resultados favorables para el equipo local. Le hablo de mi experiencia en el deporte amateur: siempre me ha gustado tener apoyo en la grada, aunque sean los colegas, la novia o los padres. Gusta que estén en las gradas. Que si en una acción te equivocas, te gires hacia a la grada y veas a tus amigos y te digan 'vamos'. Sí que se nota. A la gente le gusta jugar en casa y contar con el apoyo. Hay aficiones más o menos ruidosas, pero ver en tu campo la grada llena siempre da vida al jugador. La sensación de acabar el partido y sentir el calor de tu público siempre reconforta. Hablo desde mi opinión, pero creo que en general se siente así.

—¿Ha pensado el club en retransmitir de alguna manera los partidos en casa para mantener el vínculo con el aficionado?

—Es cierto que no he hablado tanto con el club de este tema, porque estoy centrado en la preparación deportiva, pero es importante. Me consta que el club lo ha abordado. Tenemos la experiencia del curso pasado, cuando el partido del play off fue retransmitido a través de Facebook, que es una red en la que prácticamente está todo el mundo. Ya antes del play off, incluso antes de la pandemia, se llegó a comentar la posibilidad de hacer directos de los partidos fuera de casa. Sé que el club apostará por ello.

"A NOSOTROS NOS HARÁN UN SOLO TEST RÁPIDO EN LA TEMPORADA"

—En Tercera el inicio de la temporada está siendo, como se sospechaba, atípico por los positivos en los equipos. ¿Qué protocolo tienen?

—(Resopla) Garantía no vamos a tener nunca; sólo la tiene el fútbol profesional, donde hay dos o tres pruebas de PCR a la semana. A nosotros nos han dicho que habrá test para los jugadores federados y para el cuerpo técnico gracias a la colaboración de la Junta de Andalucía con la Federación Andaluza de Fútbol. Será un test rápido al inicio de la competición y nada más. Sabemos que el primer partido se jugará sin problemas, pero quién nos dice que al siguiente, durante la semana, no haya contagios en mi equipo o en el rival. No tenemos esa garantía, pero tampoco es algo que deba detenernos.

Es cierto que debemos tener mucho cuidado, porque afrontamos una pandemia mundial. Prefiero la palabra 'respeto' a 'miedo'. Si tenemos miedo, no podemos salir de casa. Desde el momento en que sales de casa te expones. Quizá hace dos o tres meses estaba todo más controlado, pero ahora no. El respeto está, como le digo, porque todos tenemos nuestros puestos de trabajo, y nos dedicamos al fútbol de forma amateur. Yo trabajo en el mundo del deporte y hay estudios que dicen que los casos en nuestro ámbito ascienden al 0,28% de los contagios totales. En realidad, en un partido de fútbol no hay tantas personas en contacto. Los porteros no se ven. Incluso las defensas, más allá de un córner o de una falta, tampoco se cruzan tanto. En el fútbol de élite hemos visto los casos de Casemiro y Hazard, que han sido positivos y sin embargo no han contagiado a más gente del círculo cercano. Los brotes no están en un partido de fútbol. Tenemos que fiarnos de esos estudios, porque de lo contrario no competiríamos.

—¿Sigue a los equipos jiennenses de Tercera y al Linares, en Segunda B?

—Sí, me gusta el fútbol. Tengo muchos amigos que están en este ámbito. Sigo los resultados y estoy pendiente del Real Jaén, que está pasando por una mala racha. Antes, cuando era más joven, sí era fanático del fútbol profesional. Ahora mi forma de ver el fútbol ha cambiado: me gusta más el amateur. Soy más fanático de ver el fútbol en directo, de Tercera, de Segunda B y el fútbol base. Vengo al polideportivo y disfruto viendo a los chavales de mi equipo. Ayer [por el domingo pasado] estuve viendo el Atarfe-Arenas de Armilla, que compiten en División de Honor, porque el preparador físico del Atarfe es mi amigo. Vi que lo retransmitían en la web de la Federación Andaluza y lo disfruté. Alterné ese partido con Atlético Jaén-Ejido 2012, de Liga juvenil.

—¿Ha perdido interés el fútbol de élite ahora por televisión, sin público?

—Me gusta. Y le digo algo que quizá suene raro, porque el fútbol es de los aficionados: me gusta más ver el fútbol de élite ahora, sin espectadores, que antes. Me fijo más en los sonidos, en la comunicación verbal tanto los entrenadores como los propios jugadores. Esa comunicación me gusta mucho. Estoy muy pendiente. En España puedes elegir si lo ves con público virtual o sin él, y yo siempre utilizo la opción sin público. Ese sonido del fútbol me gusta. Es el lenguaje futbolístico en el que me he educado.

"DISFRUTO CON UNOS JUEGOS OLÍMPICOS DESDE EL TELEVISOR"

—Siempre ha trabajado en el ámbito deportivo. ¿Qué significa el deporte para usted?

—Muy fácil, es todo. Desde niño lo he tenido muy claro. Empecé a jugar al fútbol con cuatro años a nivel federado en Barcelona. Para mí el fútbol era todo. Y ahora es mi vida. Si me lo quitan, me están quitando parte de vida. Más allá del fútbol, es deporte es todo para mí. Disfruto mucho los Juegos Olímpicos desde la tele. No hay una práctica que no me guste verla en televisión.

—Aquí todos le conocen como "Cata" por sus orígenes catalanes. ¿Echa de menos su tierra? ¿Le gusta regresar o ha perdido el contacto?

—Sí que vuelvo a Mataró. Tengo el corazón dividido con el fútbol. El club que me ha hecho crecer es el de Alcalá. Es el club de mi vida. Pero el de Cerdanyola, donde milité, también significa mucho. Tengo allí familia y he ido algunos veranos a recordar aquella etapa. Lo primero que hice el último verano que estuve allí fue ver mi campo de fútbol, donde empecé a competir. Por redes mantengo el contacto con compañeros de allí.

—¿Parla catalá?

—Sí, me defiendo. He perdido fluidez de no trabajarlo, pero sí que lo entiendo y lo hablo. Puedo mantener una conversación perfectamente en catalán. Le tengo mucho cariño a mi tierra. Me ha dado mi infancia. No puedo olvidar eso.

—¿Cuál es el destino laboral al que le gustaría llegar?

—Siempre me ha gustado mucho la educación, trabajar con niños. Pero el puesto de trabajo que tengo ahora me ha hecho crecer mucho. También le tengo aprecio. No me cierro puertas, pero es verdad que ahora estoy cómodo, con compañeros a los que quiero. Tampoco tengo en la cabeza un trabajo concreto como objetivo. Mi forma de ver la vida ha cambiado. Vivo mucho más el día a día. No pienso tanto en el futuro. Ya lo estamos viendo con la pandemia. Un día somos libres en la calle y al siguiente hay que estar encerrados en casa salvo para lo esencial. Nunca sabes qué pasará, pero por ahora estoy bien y no me planteo ningún cambio de trabajo.

—Alcalá la Real siempre ha cuidado muy bien los deportes, en particular al hockey. ¿Cree que el fútbol puede estar más arriba en términos competitivos?

—Es muy difícil, muy complicado. Por suerte o por desgracia el fútbol mueve muchísimo dinero. Al final hay mucha gente que sólo se mueve por dinero y hay otra gente que no, como todo en la vida. Pero creo que es muy difícil. ¿Cuántos jugadores llegan a la élite? El deporte hay que disfrutarlo. Lo que tiene que llegar, llega. Hay que trabajar, pero no se nos puede ir la cabeza. Tenemos en malos momentos al club que es la referencia de la provincia, el Real Jaén. Hablamos de una capital de provincia, de un club que ha estado en Segunda A. Si pensamos en Andalucía tenemos al Málaga, recordamos que no hace tanto estaba en Champions y el año pasado peleó por no descender a Segunda B. Y si miramos en el conjunto de España, fíjese en el Deportivo. De ganar ligas y jugar en Europa a Segunda B. El mundo del fútbol es muy difícil y llegar lejos es muy complicado.

—Dígame quién y por qué es el mejor futbolista salido de Alcalá la Real.

—Uf.

—Ha visto muchos, imagino.

—Sí. De lo que yo he visto y recuerdo —que es amigo mío y lo quiero como si fuera mi hermano— tengo que nombrarle a José 'Maquina'. Las cualidades que él tenía eran soberbias como extremo y delantero. Muchas veces en broma se lo digo: 'Jose, macho, estás para jugar'. Si no fuese por las lesiones, él hubiera llegado lejos. Para mí es el mejor. De jugadores activos la referencia es Carlos Garrido, quien también ha tenido mala suerte con las lesiones y no ha podido dar ese salto. El año pasado estuvo en el Granada B y este año ha venido a entrar con nosotros alguna vez que otra.

—Puede mandar un mensaje a la afición del Alcalá Enjoy para acabar.

—Le digo que son tiempos difíciles. Es probable que empecemos la temporada sin ellos. Ojalá cambie pronto la historia. Y si no pueden venir al campo, que nos apoyen, porque el equipo está trabajando mucho y se lo está currando. Estamos con ganas de dar una alegría y poner al pueblo en la categoría que merece. Que los familiares nos arropen y crean en el proyecto, porque estamos todos muy ilusionados.

Fotos y vídeo: Fran Cano.

He visto un error

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK