Cerrar Buscador

"Queríamos crear este grupo desde que éramos adolescentes"

Por Javier Cano - Julio 11, 2021
Compartir en Twitter @JavierC91311858

Natalia (Jaén, 1995) y Violeta (Jaén, 1996) González Marín forman el dúo De la Nena. Dos músicas vocacionales, dos voces de aquí que a la potencia de sus contrastes unen una frescura tan natural como la que unge las noches del Jardín del Obispo, ese paraíso cercano donde tiene lugar esta entrevista. Acento jiennense sin complejos que hace nada y menos sonó, por primera vez en directo, hasta sorprender al personal con su primera propuesta, un repertorio de canciones propias que, el próximo otoño, tomará forma de disco. 

—Vivir en un sitio como este tiene que influir en su música, no digan que no.

Violeta: Muchos veranos nos hemos puesto en ese pequeño escenario [señala dos escalones tras el entrevistador] a actuar para la familia.

Natalia: Toda la familia y los vecinos se ponían en este 'paseo', y nosotras desde teatro hasta comedia, hasta canciones propias o imitando a mi madre [la soprano jiennense Alfonsi Marín] en la ópera lírica, todo se interpretaba ahí, en esos dos escalones. 

—Entonces, aquí dieron ustedes sus primeros pasos artísticos. Este es el Casbah Coffee Club de De la Nena, ¿no?

N: Los aplausos de los vecinos son los que nos han quitado el pánico escénico, todo este campo. Además los veranos eran muy largos, y jugábamos a la música. 

—Vamos, que no tardaron mucho en darse cuenta de que lo suyo iba a ser la música. Claro que, siendo hijas de quien son...

V: Claro, gracias a nuestra madre, que es la que siempre nos ha metido un poco eso, es cantante lírica, hemos jugado siempre a eso.

N: Más seriamente ella [se refiere a Violeta]; yo soy más al juego, a la creación, a la composición. Ella acaba de acabar ahora la carrera superior de Violonchelo.

V: Pero vamos, gracias también un poco al juego con ella, con mi hermana, se me ha hecho más ameno. 

—Eso de ser hijas de quien son debe de pesar, peso ¿para bien? ¿Qué influencia reconocen usedes en la figura de Alfonsi Marín, su madre?

N: Desde nuestros profesores. Yo, por ejemplo, el piano lo he estudiado con sus pianistas en mi casa, eran mis profesores. Y sus contactos son sus compañeros. Jaén tiene muchísima música y los músicos están unidos, o sea que eso nos ha ayudado mucho. 

—Sin embargo, De la Nena no es, precisamente, un dúo lírico. ¿Ha sido una elección natural esta de tirar por otros caminos? ¿Cómo se tomó la matriarca eso de que sus hijas le hayan salido 'poperas'?

V. Sí, la manera es natural porque el estilo de mi hermana de componer es más pop, entonces no le importa. Ella [su madre] también canta pop y canta todos los estilos. 

—Ya toca hablar de Como no soy río, de su primer disco, que desgranan sencillo a sencillo. ¿Cuándo estará en la calle?

N: Vamos sacando temas, ahora se lleva eso. Queremos que para el Festival de Otoño, a partir de septiembre, cuando ya esté el disco en la calle, a la gente le suenen las canciones. 

—Por cierto, con un título de lo más poético, muy bello. 

N: Es bellísimo, si lo... A lo primero la gente es como: "Bueno si no eres río ¿qué eres? Es una frase... 

V: Lo que queremos es saber si se entiende, es una frase un poco de nuestra familia, pero bueno...

N: A nuestra familia es que nos encanta hablar en las típicas frases claves, en los momentos menos indicados soltamos frases que solo entendemos nosotros. Y mi abuelo siempre nos ha dicho: "Ese, como no es río, se vuelve". Es decir, que el que dijo digo dice Diego y ahora cambia de opinión. Yo, por ejemplo, siempre lo he interpretado como una frase positiva, porque tenemos la opotunidad de cambiar de opinión, tenemos la oportunidad de ser flexibles, y como no soy río, por supuesto puedo volver a mis pasos, al pasado, o a rever cosas; yo, por ejemplo, constantemente (y ella también) vamos al pasado, a "¿te acuerdas de eso, la frase de este...?".

V: Ver ese error y convertirlo...

—¿Y cómo aplican esa sentencia, esa frase, esa filosofía a su música?

N: Puedo contestar yo mejor, la que compone soy yo y luego ella es a la que le doy el tema y dice: "¡Ahora qué hacemos con esto!". Yo no tengo un solo estilo, entonces no me gustan el encuadramiento y el encajamiento, no soy un río que va siempre por el mismo cauce. Tenemos pop flamenco, tenemos indie andaluz, tenemos electro, tenemos una rumba, una bachata... Sí que llevamos el mismo hilo de la marca Jaén o la marca andaluza, pero no suena todo lo mismo.

—Hablando de Jaén, ¿de qué forma se hace presente en este disco?

V: El aire andaluz, ¿no?

N: Desde los que trabajan con nosotros hasta los enclaves, todos los chicos que trabajan con nosotros son gente joven de Jaén. 

V: Todas las colaboraciones, sí. 

—Y en el acento, que escuchar sus canciones es darse un baño de plurales extendidos, de "h" al final de cada palabra, de yeísmo...

N: ¡Es lo suyo!

V: Hasta dicen que universalmente el andaluz es un idioma global, porque un italiano o una persona, alguien de fuera, no va a hablar un español perfecto, va a hablar casi en andaluz.

—Lo reconocen, pues. Les encanta cantar en 'jaenero'.

N: Nos encanta cuando la gente dice: "Cuando decís 'jjjjente' o cuando decís esas 'j', o 'ehto". Qué voy a cantar, ¿algo que no soy?

—Queda claro. Ahí están sus dos primeros sencillos, ya a disposición de todos los oídos. 

V: Prefiero comer violetas y Tengo de to.

Prefiero comer violetas... ¡Otro titulazo! 

N: Ese es el ultimo videoclip, que fue grabado en esta finca, los figurantes eran los vecinos, mi familia, nuestros amigos, era justo cuando abrieron las puertas de poder reunirnos más personas, y dijimos: "Vamos a tirar de los de siempre", porque encima es la canción más famosa nuestra. Fue una sensación buenísima, porque salían mis  abuelos, está todo grabado y guardado para siempre. 

—¿Y Tengo de to? Esa fue la primera canción...

V: En ese nos ayudó Condestable Iranzo [el conocido hotel jiennense]; sale todo el Castillo de Jaén en la novena [se refiere a la novena planta del edificio].

N: Salen mis tíos también. Nosotras tiramos constantemente de nuestra gente.

—Ser familia de De la Nena obliga a la farándula, entonces. ¿No les ponen pegas cuando les 'invitan' a tomar parte en sus videoclips?

N: Al principio es como "yo no quiero salir, qué verguenza"; depende de quién, hay unos que tienen la vena artística y otros que dicen "bueno, porque te quiero".

V: Y luego dicen: "¡Yo quiero salir en el próximo!" [ríe].

—A estas alturas no quedarán dudas sobre el disco pero, ¿y De la Nena? ¿Cuándo, cómo nació este proyecto?

V: Este grupo lleva queriéndose crear desde que éramos adolescentes. Entonces, hasta que ha surgido el nombre, han surgido las fuerzas y las ganas y todo perfecto... Ha sido como: "Tenemos todas las herramientas para empezar". Pero llevábamos desde pequeñas.

N: Estábamos cada una en una carrera y en una ciudad. Entonces, hasta que no hemos tenido veinticuatro horas cuarenta y cinco o cincuenta días que estuvimos de cuarentena, mirándonos las caras...

V: Ha sido el estar juntas y ya poder trabajar, porque sin trabajo no hay nada. 

—En este caso se puede decir que el confinamiento 'les ha venido bien'...

N: Para nosotras sí.

—V: Fue un parón de decir "¿qué tenemos?, vamos a ver".

—La pandemia. ¿Se hace presente lo vivido este año en su primer disco?

N: ¡Ahhhh! De momento no te puedo hablar de los últimos temas del disco, que saldrán en agosto o septiembre. Pero algo tienen.

—El pasado 1 de julio desgranaron Como no soy río, por vez primera en directo, ante el público jiennense, dentro del cartel del Día del Lagarto. ¿Qué tal la experiencia?

V: Fue genial, fueron todos nuestros familiares y amigos. ¡Nos sentimos...!

N: Había un aforo de doscientas personas, que eso ya es una alegría grandísima, que ya la música no sea para grupos muy reducidos, sino que el espacio escénico de los Baños Árabes permitía esas doscientas personas allí escuchándonos. 

—Todo un 'bautismo'.

N: En directo sí. Esperemos que ahora, con los festivales de otoño... Tenemos un calendario de conciertos no solo en Jaén, y nada, trabajar sobre todo en que lo que hay en el estudio se oiga igual en el directo.

—¿Cómo está la agenda de actuaciones? ¿Son optimistas?

V: Sí, bueno, alguna marca ya está apostando por nosotras, de algunos compañeros nuestros. 

N: Productoras. Hay dos reuniones, vamos a ver cómo van. Esto es siempre así, tienen que conocerte, te anteceden otros artistas de tu tierra, por ejemplo Chico Pérez, que tiene con nosotras un tema, él ya trabaja para esta productora; y ahí estamos. 

—Entonces, ¿llenas de ilusión, como se suele decir?

V: Sí, queremos 'disfrutar las vistas', nos dicen que esto es un camino muy rápido, un camino que creen que lo bonito es llegar al éxito y no, sino disfrutar el camino y el porqué nunca perderlo.

—Ese camino no debe de ser muy fácil...

N: Justo hoy habíamos recibido un mensaje de Mikel, el cantante del grupo Izal, superfamoso, superincreíble (tenemos una relación de mensajes directos de Instagram con él, y nos dice: "Disfrutad del camino porque es muy corto este del principio, y más bonito que ningún otro momento". Sí que es muchísimas horas de estudio, esto no es porque tengamos un talento que hayamos heredado, sino que hay que escribir las letras, pensar cómo hacerlas llegar, la música que suena es trabajando muchísimas horas; hoy mismo en el estudio, yo vivo fuera, vengo expresamente, hasta la hora que sea, el productor se queda con nosotros las horas que sea, y no hay nada regalado. 

V: Las fuerzas salen de adentro, una vez que dejas de tener esa fuerza las cosas no salen. Todo el rato poniendo mucho de nuestra parte, pero creemos que es algo bonito para los demás, que va a ser bueno, y también para nosotras... 

—Los gemelos del Sur, Pecos, Pimpinela, Kiko y Shara... y ahora De la Nena, dos hermanas bien hermanadas, también por la música.

—[Ríen]. N: No nos queda otra.

V: Esto nos une, si no...

—Podría haberles dado por hacer carreras en solitario, pero no, un dúo. Por cierto, ¿De la Nena? Ahora que están aquí, en esta preciosa casa de campo del Jardín del Obispo, pueden confesarlo. ¿De dónde viene ese nombre? 

N: Estamos en el sitio indicado. Yo venía conduciendo y la llamé, si es verdad que hemos tenido varios nombres, con otros amigos, grupos de estos adolescentes, de "quiero hacer un proyecto y no se cómo", y realmente hasta que no tuvimos el nombre no nos sentamos. El nombre es muy importante, porque recoge lo que eres, qué quieres decir.

V: Y también te da idea de cómo quieres hacer las cosas.

—¿Entonces?

N: La llamé y dije: "Oye, a mamá le dicen nena, y nosotras siempre hemos escuchado "somos las de la nena, porque ¿estas de quién son? Las de la nena, mi madre es la única chica de casa, de su familia, y le pareció genial. 

V: Yo lo vi genial

N: La dueña del nombre dio el visto bueno [ríen], que es la que manda, y dijimos pues...

—La dueña del nombre, ¿es también su primera crítica?

N: ¡Imagínate el salón de mi casa!. Bueno, y mi padre que está por aquí también, que el pobre no es músico pero por fuerza ya es crítico musical.

V: Sí, sí.

N: Cuando yo estoy creando una canción, la toco a lo mejor veinte, treinta o cuarenta veces seguidas hasta que ya está crada. Entonces, antes de que salga ya hay una opinión en casa tanto de mi madre como de ella, como de mi padre... "¡Palante!".

—Tener en casa a alguien con la reputación, con la trayectoria musical de Alfonsi Marín, debe de ser una garantía. ¿Es dura, o se le cae la baba como a cualquier hija de vecina?

V: Ella, sobre todo en tema voz, que es profesora de Canto, todo el rato diciendo "eso no está bien, tienes que apoyar", todo el rato.

N: Sufre cuando tenemos afonía. La salud vocal: por muy bonito que cantes o muy bien que suene una canción, la salud vocal es lo primero.

—Esa salud vocal a la que aluden, ¿les exige renuncias?

V: Sí, sí.

—¿Qué tal lo llevan?

V: Renuncias tampoco...

N: ¡Sí hombre, la fiesta! [apostilla Natalia, rotunda].

V: Bueno, pero todo en su medida esta bien.

—Con vistas al otoño, a la Navidad, ya con ese disco en la calle, ¿cómo ven ustedes su futuro inmediato?

N: Veníamos hablando en el coche de que muchas veces, con esta era de internet, al músico, al artista se le conoce antes fuera (no sé qué sitio, porque cada uno va investigando) que en tus propias calles y en tu casa. 

V: Sería bonito empezar por aquí.

N: Nosotras lo hemos querido hacer al revés. Queríamos este superconocimiento de la gente de Jaén, y de ahí ellos que te empujen "pa fuera". Obviamente no escuchan en Madrid, tenemos ya contactos en Madrid, por ejemplo el productor Javier Limón fue el primero que en octubre nos grabó unos vídeos musicales, pero queríamos dejar de hacer canciones de otros, "covers", y en Estudios de La Viña, en Baeza, que es por ejemplo productor del grupo Supersubmarina (ojalá vuelvan algun día) lo hemos hecho. 

V: Ojalá por Dios, estamos superorgullosas de ese productor.

N: Ese productor es con el que obviamente vamos directamente afuera, pero lo de fuera es más fácil, para mi gusto, que el reconocimiento dentro.

—¿Y se sienten reconocidas 'dentro', en Jaén?

V: La verdad es que no es porque sean nuestra familia o amigos, pero hasta amigos de amigos y todos...

N: Al ser una ciudad pequeña, esto corre como la pólvora, y era pasear por la calle y a lo mejor mi chico, que hizo de protagonista en Tengo de to, que lo metimos de actor, o mis tíos, gente que no conoces de nada: "¡Tú eres el del vídeo!", y eso es precioso.

—Violeta, Grado en Violonchelo...

V: Acabo en febrero.

—Natalia ha optado por el Derecho. Violeta está en su campo, pero usted, Natalia...

N: Mis campos son muchos campos. Aparte de este campo tengo campo jurídico, que me ha servido para trabajar en despachos; o las oposiciones que yo tenía en mente y sigo trabajando, porque al final ese es el plan seguro y para lo que sacas una carrera tan importante. Pero bueno, yo estoy trabajando en el sector eléctrico, en el sector inmobiliario, en la música... Estoy constantemente creando para invertir en lo que me llene.

—¡Lo mismo aprovecha para gestionar el grupo desde los despachos también!

N: Para eso está Marín Gámez abogados, despacho familiar que tengo que sacar a colación, porque aparte de ser figurantes en nuestros videoclips son nuestro apoyo jurídico, mejor que ellos nadie nos va a llevar. 

—Para terminar: ahora que todavía se les puede entrevistar de forma cercana, sin gabinetes de prensa de por medio; ahora que aún son ustedes accesibles, ¿qué quieren hacer llegar al público de su tierra, a la gente de Jaén, a su primer público?

N: Que no nos dejen nunca, porque sabiendo de dónde vienes sabes dónde vas, si no sabes bien quién te apoya... Yo siempre digo a la gente que nos ha ayudado colaborando gratuitamente, dejándonos espacios, material, colaborando con su empresa de vídeo, de música..., les digo: ¡Quien no pudo comer conmigo al principio, son los que van a estar sentados a mi mesa cuando haya para todos!, eso lo tengo clarísimo. Que no nos dejen nunca los de Jaén.

V: Que disfruten mucho, que valoren esta oportunidad que le estamos dando a Jaén de apertura mental, de cosas muy bonitas que estamos contando. Y ya está, ¡a disfrutar! 

Vídeo y fotografías: ESPERANZA CALZADO. 

He visto un error

Únete a nuestro boletín

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK