Cerrar Buscador

"Jaén era un enfermo terminal que necesitaba salir de la UCI"

Por Esperanza Calzado - Octubre 13, 2019

Se define como un hombre de acción más que de palabras. Práctico y con las ideas claras, es de esas personas que piensan que si un problema no tiene solución, no la tiene. Sin embargo, son pocos o casi ninguno los aspectos que no tienen remedio, por mucho que haya que buscarlo. José Manuel Higueras Lorite (Barcelona, 1975) estudió Derecho animado por sus padres aunque su mirada siempre estuvo puesta en el mundo de la cultura y el turismo. Ha trabajado en UGT y como operador de emergencias sanitarias (061) hasta que decidió dar un giro por completo y estudiar para ser promotor turístico. En Macrosad tuvo la oportunidad de formar la empresa Macrotour, ya con la mirada puesta en el turismo. Exdelegado de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía y presidente durante varios años de la Asociación Cultural Patmos Jaén, recuperar el patrimonio es uno de los grandes retos a los que se enfrenta. Charlamos con el quinto teniente de alcalde y concejal de Cultura y Turismo, Políticas Sociales, Vivienda y Rehabilitación Urbanismo. Patronato de Cultura, Turismo y Fiestas.

—¿Alguna vez ejerció como abogado o en la rama de Derecho?

—Nunca. Sólo como asesor jurídico.

—¿Por qué decidió, pues, estudiar Derecho?

—Más bien fue una decisión de mi familia. Yo quería enfocar mi carrera a la Arqueología y Bellas Artes pero, al final, hubo una decisión familiar en un momento en el que tenía que asentar un poco la cabeza. 

—Haciendo un repaso de su trayectoria laboral ha desempeñado varios empleos. ¿Con cuál se queda?

—En todos los trabajos se aprenden cosas. Estuve en UGT y en la Fundación Socio-Laboral de Andalucía y aprendí cómo en la relación laboral la parte más débil siempre es el trabajador porque es el que tiene que perder. Pero en los otros trabajos que he tenido y ya como empresario también que he sido, descubrí cómo éste realmente se esfuerza para pagar esas nóminas. 

—¿El hecho de haber pasado por el 061 le ha hecho especialmente sensible a todos estos años de lucha que han tenido?

—Los he entendido perfectamente. Cuando estuve trabajando en UGT pedí una excedencia para ir a trabajar a una gestora de administración de sociedades cooperativas de vivienda, sobre todo. Estuve seis años entre Jaén, Córdoba, Granada y Málaga. La empresa quebró, con dos expedientes de regulación de empleo y fue cuando me ví con ciertas dificultades económicas. Pero decidí, de una vez por todas, coger mi vida y abandonar las relaciones jurídicas y empezar a cambiar. Mientras tanto tenía que comer y busqué un trabajo en emergencias sanitarias y pude ser conocedor de un sistema que tenía carencias. 

 José Manuel Higueras, concejal de Cultura y Turismo. Foto: Esperanza Calzado
José Manuel Higueras, concejal de Cultura y Turismo. Foto: Esperanza Calzado

—¿En ese punto empezó a enfocar su vida hacia la Cultura y el Turismo?

—Siempre he tenido una vertiente cultural pero fue precisamente trabajando en Granada cuando empecé a abrir mi mundo y comencé a estudiar sobre la historia de Jaén, sobre la que he escrito, sobre sociedades secretas como la Masonería y alguna cosa sobre la Judería. Decidí cambiar mi modelo y hacer una empresa de cultura y turismo. Estudié una FP y cuando empecé a hacer mi modelo de empresa fue cuando se cruzó en mi camino una oferta de empleo para un gerente de una agencia de viajes para mayores de Macrosad. Me contrataron y empezamos a crear Macrotour.

—De ahí dio el salto a la política.

—Yo siempre he estado afiliado a la UGT y al PSOE. Fui concejal cuando era secretario general de Juventudes Socialistas en un momento muy tumultuoso dentro del partido. Decidí irme a mi trabajo y apartarme un poco. Pero cuando empezó Manuel Fernández con la secretaría general y, luego, mi amigo Julio Millán, quise acompañarlos en un viaje ilusionante y en un momento en el que Jaén estaba especialmente mal. Un día me llamaron para ver si quería estar al frente de la Delegación de Obras Públicas de la Junta y lo acepté. Fue de hoy para mañana.

—¿Cómo fue su etapa en la delegación?

—Se aprende mucho, tanto de la administración como de la provincia. Recuerdo que los primeros días dedicaba doce y catorce horas estudiando todas las carreteras y empecé precisamente por las que no eran de la Junta. Pero la Delegación de Fomento es más, es Vivienda, es Rehabilitación, es Transportes... Aprendes que la administración autonómica tiene el tamaño de un país, realmente. Conocí a profesionales impresionantes, trabajadores muy comprometidos con la función pública y aprendí cómo una administración bien ordenada puede funcionar correctamente. 

—Se le quedó el tranvía en el tintero.

—Tuve varias cosas. El APA III con el desbloqueo famoso a tres bandas. El tranvía se quedó porque no había voluntad real del Ayuntamiento de Jaén de firmar y también pude solventar el problema del Centro Social de Santa Isabel, además de iniciar los trámites para una promoción de vivienda en la calle Hornos... eso sólo en Jaén capital.

 José Manuel Higueras, concejal de Cultura y Turismo. Foto: Esperanza Calzado
José Manuel Higueras, concejal de Cultura y Turismo. Foto: Esperanza Calzado

—Parece que cuando llega a un cargo siempre se encuentra con problemas.

—Sí. Me gustan los problemas porque me gusta solventarlos y no crearlos. Me gusta gestionar y me gusta que si hay complicación y se puede solventar, hacerlo. Pero también le digo una cosa, soy muy realista y si un problema no tiene solución, no la tiene.

—Hablemos de su llegada al Ayuntamiento. ¿Cómo vivió la 'noche en blanco'?

—Bien. Fui coordinador de la campaña electoral y sabíamos que habíamos hecho el trabajo que teníamos que hacer. El PSOE se volcó de forma unánime como nunca lo he recordado. Cuando se va unido se nota en los resultados. Nos pateamos kilómetros de Jaén y aquella 'noche en blanco' el trabajo ya estaba hecho.

—¿Y en el pleno?

—Mucha emoción, muy increíble. Es muy bonito ver que uno se pone un objetivo y lo consigue después de mucho trabajo. Fue un momento impresionante. Tras la toma de posesión me fui a mi casa, me dormí encima de la cama y me desperté un par de horas después vestido igual.

—¿Siguen utilizando referencias a Juego de Tronos para su vida diaria municipal?

—Sí. Hay una de ellas especialmente, la de 'romper la rueda'. Significa romper con los vicios y un sistema que no es igualitario y lo usamos. 

—¿Qué prioridades tuvo el primer día que se sentó en su despacho como concejal?

—Conocer a los trabajadores de la casa, hablar con ellos y tranquilizarlos porque están sujetos, de manera injusta, a vaivenes políticos. Les explicamos qué queríamos hacer, queríamos conocer cómo estaban y mi prioridad no ha cambiado ni un ápice desde que llegué. 

—Ha hecho como Pedro Sánchez cuando nombró ministros, rodearse de expertos en su materia.

—Sí, lo tenía claro. Es posible que el Ayuntamiento de Jaén sea el más difícil de gestionar de España, con una deuda salvaje y un lío grande en la organización y en la estructura. La única manera de llevar a cabo los proyectos que habíamos comprometido con la ciudadanía era rodearme de profesionales de contrastada experiencia. Los tres estaban trabajando y lo dejaron todo para venirse. 

—Defina tres prioridades dentro de su Concejalía.

—Una es de puertas para adentro y es estructurar y organizar bien la casa, que vendrá también de la mano de la futura Relación de Puestos de Trabajo. Hay que organizar bien las tareas y los protocolos porque se estaba trabajando de una manera rudimentaria. Intentamos que los empleados tengan apoyos técnicos, que no haya organismos unipersonales e ir subiendo el nivel de tecnología en el Ayuntamiento porque estamos en un nivel de los años 90 todavía. Hay que avanzar y los trabajadores lo están haciendo bien y con ganas. De puertas para afuera, desde el punto de vista del turismo, la prioridad es hacer que Jaén sea una ciudad turística sostenible y accesible y un ejemplo de gestión turística. Los reuní y les dije que era el equipo que iban a duplicar el número de turistas que vienen a Jaén. En la parte de Cultura mi objetivo es hacer una programación de calidad, coordinada, coherente y con oportunidades para todos los operadores jiennenses de fuera.

 José Manuel Higueras, concejal de Cultura y Turismo. Foto: Esperanza Calzado
José Manuel Higueras, concejal de Cultura y Turismo. Foto: Esperanza Calzado

—Ha empezado San Lucas y usted la ha calificado como una feria de "transición". ¿También la va a subir al siglo XXI?

—El objetivo es cumplir con los estándares mínimos de otras ferias. Hablamos de limpieza, seguridad, botellón, de oferta cultural y no boicotear desde la propia administración el ferial. Se trata de hacer algo que tenga sentido y que sea una feria ejemplo en toda Andalucía y para los manchegos.

—¿Ha recibido muchas críticas por no permitir el botellón ni que se cierren las calles en San Ildefonso?

—Menos de las que esperaba, realmente. No son caprichos sino que son decisiones que las tomamos porque creemos que benefician al conjunto de la ciudad. En el caso del botellón se trata de cumplir con la legislación andaluza. No pienso firmar nada que no cumpla con la ley. Y respecto a San Ildefonso, vamos a potenciar hacia el infinito la fiesta de la Virgen de la Capilla. Cada una tiene que tener su lugar y el proceso que se estaban llevando con San Lucas nos llevaba a quedarnos sin feria. 

—En todas las programaciones actuales que están presentando se están introduciendo estilos a los que no estábamos acostumbrados. ¿Cómo lo están recibiendo los artistas?

—Con sorpresa pero con muchas ganas. Los programadores nacionales y locales tenían muchas ganas de hacer cosas en Jaén y hasta ahora no podían. Debemos de fomentar la cultura urbana porque además es muy sana. Estamos intentando dar oferta a todos los segmentos de población para que todos se puedan sentir reconocidos.

—¿Qué le contesta a la gente que dice que en Jaén no hay nada que hacer?

—Están muy equivocados. Hay muchas cosas que hacer, incluso demasiadas en ocasiones. El problema es que no está coordinado. Hemos creado un Observatorio Cultural para ver todo lo que hacen las administraciones e instituciones, cuándo lo programan, cómo lo programan e intentar evitar la contraprogramación, que a veces en un fin de semana hay veinte actos y al siguiente nada.

—Hablemos de patrimonio. El presidente del Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Jaén, José Miguel de la Torre, dijo, en esta misma sección, que se está muriendo el corazón de Jaén...

—Estoy de acuerdo. Hay que ponerse manos a las obra. Cuando estaba en Patmos ya decía que si hubiésemos empezado hace veinte años hoy no estaríamos como nos encontramos. Vemos lo bonito que era Jaén pero no hacemos nada por salvarlo y en eso tenemos todos un poco de culpa, no sólo la administración. La ciudadanía tiene que empujarnos para que nos pongamos manos a la obra. Es verdad que en estos últimos años vemos que hay asociaciones culturales y movimientos que están cambiando y la gente está atenta y tensa en algunas cosas. Todavía hay mucho trabajo por hacer. Se cae la muralla, San Miguel, el Cementerio de San Eufrasio... Estamos trabajando con los fondos Edusi, con el uno por ciento cultural y con la incorporación de gente en la Concejalía para fijarnos el objetivo de salvaguardar el patrimonio jiennense y preservarlo. Habrá trabajos de preservación y otros de emergencia.

—¿Veremos recuperado el Cementerio de San Eufrasio?

—Requiere de un trabajo ingente. Necesita un estudio de la cubierta de los nichos. Todo edificio muere por su cubierta y nos los estamos planteando hacerlo con parte de los fondos Edusi. Mi idea siempre ha sido hacer como un cementerio-parque que mire hacia un centro interpretativo.

—¿Disfrutaremos de Marroquíes Bajos?

—Sí, sobre todo de algunas de sus parcelas más importantes, como la C que está considerada como la joya de la corona. Es el punto cero donde se inició la ciudad calcolítica, el origen de Jaén, es esa parcela que está frente al centro de salud. Puede dar grandes descubrimientos y lo que allí se descubra puede hasta cambiar la concepción del calcolítico en España. 

 José Manuel Higueras, concejal de Cultura y Turismo. Foto: Esperanza Calzado
José Manuel Higueras, concejal de Cultura y Turismo. Foto: Esperanza Calzado

—En estos meses se están anunciando muchos proyectos y la gente pregunta con qué dinero se van a financiar.

—No todo es cuestión de dinero. Ya he dicho que una de las prioridades era poner orden en la casa, controlar los gastos, controlar las concesionarias, subir los ingresos y tener una buena política en general, lo que hace que el Ayuntamiento empiece a generar más ingresos. Voy a decir algo extraño pero el Ayuntamiento de Jaén es rico, lo único es que ha estado horriblemente mal gestionado. 

—No me ha contestado cómo se van a financiar.

—No puede ocurrir, por ejemplo, que al Ayuntamiento de Jaén se le pasen las convocatorias públicas de ayudas y nadie responda. En esta casa se ha perdido dinero con ayudas de la Diputación y de la Junta porque se han presentado fuera de plazo o simplemente no se ha hecho. Luego están los fondos Edusi, que son bastantes millones que vienen a proyectar en una serie de actuaciones específicas que van a dinamizar mucho Jaén. Además, tenemos el plan de grandes ciudades, que aunque son 500.000 euros van a servir para poner luz sobre las actividades de naturaleza de Jaén. Hay ayudas que se pueden concertar con diferentes administraciones. 

—¿Le están recibiendo bien el resto de administraciones cuando va a pedir colaboración?

—Sí. Hay un gran consenso en que Jaén es un enfermo terminal que necesita salir de la UCI y estamos aquí para eso. Hoy en día nadie va a poner palos en la rueda de Jaén.

—Es dura la calificación.

—Era un enfermo terminal y eso es la constatación de un hecho. Es un Ayuntamiento que transmitía tristeza a los propios ciudadanos y estábamos en una especie de depresión mental que provocaba que la ciudad no bullera de actividad. Con el arreglo de la Gerencia de Urbanismo se están desbloqueando las licencias que son las que dan empleo y actividad. Así empezaremos a salir de la depresión y de la UCI. 

—¿Se ha encontrado muchas sorpresas al llegar a la Concejalía? Recuerdo como la más reciente el estado de los miles de archivos.

—Uno de los pactos que hice conmigo mismo era intentar no mirar mucho para atrás. Sabíamos a donde veníamos y sabíamos casi todo lo que había. Nunca escuchará de mí una crítica sin una solución y el tema del archivo fue algo impresionante. Ha habido una solución y estamos a punto de firmar el convenio con la Diputación y con alguna empresa privada, incluso, que aportará la desinfección del lugar y desratización, además de los cuartos de baños portátiles que hay que instalar para poder trabajar allí. Sí hay cosas sorprendentes que habrá que ir solventando.

—Otro de los problemas con los que se encontró fue el incendio de las instalaciones de Onda Jaén. Los trabajadores han reconocido que se ilusionaron mucho con usted y con el nuevo modelo que planteaba. ¿Qué queda de aquello?

—Hablábamos de un modelo de televisión pública que no estuviera a las órdenes ni un arma política como había sido hasta ahora de manera vergonzosa, porque la televisión era parte de la propaganda de un partido, ni más ni menos. Un partido que ahora la defiende cuando lo que estaba haciendo era destruyéndola. Me encontré con que la radio no funcionaba cuando llegué y se había desarmado por completo. Me encontré con una televisión con problemas de actualización técnica, con personal pero con pocos medios técnicos. Me encontré con trabajadores con ganas de cambiar y por eso hablamos de un nuevo modelo, que migrara hacia redes sociales y Youtube. Un modelo que tal vez no necesitara dos telediarios diferentes. Habíamos quedado para septiembre para ver cómo lo íbamos a hacer y lo siguiente con lo que me encontré es que alguien le prendió fuego. 

 
 

—¿Tenía alguna idea ya de cómo quería que fuera la televisión?

—Tenía un proyecto de cómo quería que fuera, claro que sí. 

—¿Va a poder seguir siendo después del fuego?

—Ojalá pueda seguir siendo, claro que sí.

—¿Se ha sentido incomprendido el equipo de Gobierno por los trabajadores?

—Esta es la parte que más me duele. Dentro de nuestro guión no estaba el incendio de Onda Jaén. No sé si en el guión de alguien que nos acusa de que estuviera en nuestro guión estaba, pero desde luego no en el nuestro. Además, desde el punto de vista egoísta, qué partido político se quita una herramienta política como antes se utilizaba. Al principio de la entrevista he dicho que en la relación entre empresa y trabajador la parte más débil siempre es el trabajador y entiendo perfectamente las movilizaciones para defender el trabajo siempre sin entrar en insultos ni descalificaciones personales. 

—Regresemos al turismo. Han apostado por unirlo al deporte.

—Turismo se va basar en tres grandes pilares. Uno es el patrimonial, el otro es el gastronómico y el tercero, que nunca se ha trabajado en este Ayuntamiento, es el de actividades en la naturaleza, no sólo las deportivas, aunque son las que más gente atrae. Pensamos en poner en valor la Vía Verde y los senderos para poder caminar en plena naturaleza. No podemos olvidar que estamos a cinco minutos de la naturaleza, a diez andando. Hay gente que va a la Oficina de Turismo y pregunta qué actividades de naturaleza se pueden hacer y no tenemos respuesta para ello. Eso no puede ser. Algunas novedades las presentaremos en torno a la Feria de Tierra Adentro.

—Muchas veces se ha puesto sobre la mesa la escasez de plazas hoteleras en la capital y además con el Parador cerrado.

—El parador abre en primavera del año que viene. Con el resto, el mercado se autorregula solo y ahora hay casi las mismas plazas en apartamentos turísticos que en plazas hoteleras. Es verdad que necesitaríamos al menos cien camas más. Pero vamos a crear primero el movimiento turístico y luego ya aparecerá la necesidad de hospedaje y la solución.

—La Feria de San Lucas es de transición, ¿también lo será la programación de Navidad?

—No se trata de destruir el pasado, sino de mejorar lo que se hacía y eliminar lo que consideramos que no es beneficioso para la ciudad. Lo que vamos a poner es coherencia y orden. No hay prisas, vamos a trabajar de puertas para adentro y poco a poco haremos cosas que se van a notar.

—Dice que no se trata de destrozar el pasado. ¿Qué se ha hecho bien?

—La intención siempre es buena. El problema es que no había gestión política real. Se había llegado a un final de etapa y había que iniciar una nueva y se está demostrando ahora. 

—Para terminar, ¿cómo ve Jaén dentro de veinte años?

—Ojalá podamos cumplir con nuestro proyecto, que dura unos diez años, y poder darle el cambio que queremos. Yo a Jaén la veo como una ciudad envidiada, la verdad. Un Jaén que sea ejemplo de muchas cosas y que sale de los últimos puestos de todas las clasificaciones. Veo una ciudad de generación de empleo y de riqueza.

 
 

Fotos y vídeo: Esperanza Calzado.

 

 

COMENTARIOS

Alfonso Lopez Rodrigo

Alfonso Lopez Rodrigo Octubre 13, 2019

Y el tranvia?.El centro está abandonadisimo.No creo que hagan algo.

responder

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.