Cerrar Buscador

"Quise hacer un homenaje a la lucha diaria de todas las mujeres"

Por Esperanza Calzado - Enero 05, 2020

Paola Serrano Matarán (Úbeda, 1983), estudió Comunicación Audiovisual en la Universidad de Gales, en su sede en  Málaga. Mujer inquieta, ha trabajado en lo que ha hecho falta hasta el punto de que lleva 12 años con su propia empresa, un centro de estética. El periodismo no siempre le ofreció la oportunidad de ganarse la vida y tuvo que compaginarlo con otra de sus grandes pasiones. Hoy, es jefa de informativos de Radio Jaén Cadena Ser y recientemente ha recogido el Premio de Periodismo y Comunicación Local de la Diputación Provincial de Jaén por su reportaje 'Lucha de la mujer', emitido el 7 de marzo de 2019 en el programa Hoy por Hoy Jaén. Era un homenaje a la lucha diaria de todas las mujeres porque la discriminación todavía es palpable a pesar de la evolución de la sociedad. Charlamos con ella en Cuatrogatos, el nuevo espacio coworking que acoge la flamante sede de Lacontradejaén.

—¿Cómo tomó la decisión de estudiar en la Universidad de Gales?

—Me quedó pendiente una asignatura al final del último curso de Bachillerato, porque aunque siempre he sido buena estudiante, este profesor y yo nos atragantamos mutuamente. Cuando llegó septiembre ya no quedaban plazas en Comunicación Audiovisual en la Universidad Pública. Pensé en hacer Derecho pero mi madre me aconsejó que esperara un año y lo intentara al siguiente. Pero nos enteramos de que existía esta posibilidad y mis padres hicieron un gran esfuerzo para poder pagarme los estudios. Mereció la pena. 

—¿Entiendo, pues, que siempre ha querido ser periodista?

—Sí, aunque más que periodista, siempre he querido ser comunicadora. Siempre me ha llamado mucho la atención el mundo de la comunicación y me gustaba presentar. Desde pequeña nos hacíamos nuestros propios programas de radio, participaba en la del colegio... Era una ilusión que tenía desde pequeña y mis padres ya se habían dado cuenta. Somos cuatro hermanas y una prima que es como si fuera mi hermana y jugábamos a escribir nuestros propios guiones, inventando, haciendo películas, estrenos...

—¿Sus hermanas se han encaminado también por este mundo?

—Tengo una que ha estudiado Arte Dramático y hace sus pinitos como actriz. Las otras no. Una se dedica a la traducción e interpretación en Estados Unidos y la otra trabaja con los niños.

—¿Recuerda su primer trabajo en este sector?

—Recuerdo las primeras prácticas que hice, que no eran remuneradas, ni tan siquiera había empezado la carrera. Fueron en el periódico Úbeda Información. Mi madre conocía al gerente y le preguntó si podía hacer prácticas para ver si me gustaba. Estuve todo el verano trabajando y me encantó.

—¿Y el primer trabajo remunerado?

—Quizás haría de azafata o algo así, porque he trabajado en muchos sitios y he hecho de todo un poco. En el último examen de la carrera me llamaron de Radio Úbeda Cadena Ser para sustituir unas vacaciones y ese fue mi primer trabajo de verdad en lo que yo había estudiado justo cuando terminé mis estudios.

—¿Siempre ha estado vinculada a la radio?

—No siempre. Luego trabajé en un programa de Canal Sur. Trabajaba para una productora, se llamaba Tribu Digital, y hacía un programa que se llamaba Mira la Vida. Mi labor era de localizadora y consistía en viajar por los pueblos y entrevistar a gente que fuera especial, que hiciera cosas diferentes, que tenía alguna historia llamativa o que fuese muy del pueblo. El objetivo era conocer la esencia de todos los municipios de Andalucía.

—Prensa escrita, radio y televisión, ¿Con cuál se queda?

—Con la radio, sin duda. La televisión también pero la radio me genera un inquietud por dentro que no sé explicar pero que me encanta. 

—También ha presentado galas y eventos. No es fácil.

—Es complicado pero me encanta. Me gusta mucho subirme al escenario y ver la cara de la gente que espera lo que le vas a decir y ver qué va a pasar. En una gala sorprender a la gente con lo que está sucediendo es muy satisfactorio.

—Ahora ha sido ascendida a jefa de informativos con el espacio matinal, ¿cómo es eso de levantarse a las cinco de la mañana?

—Me levanto a las cinco y cuarto todos los días y es lo que más me cuesta del mundo porque por la noche no me resulta fácil acostarme temprano. Pero desde que estoy en matinales me levanto con mucha ilusión porque me encanta llegar a la oficina, abrir, repasar qué es lo que ha ocurrido durante la noche y las primeras horas del día, sin que nadie te haya dicho nada. Tiene mucho encanto.

—¿Le dio vértigo el cambio o le hizo ilusión?

—Un poco de las dos. Me hizo ilusión porque suponía convertirme en jefa de informativos y eso siempre gusta. Pero también es verdad que la responsabilidad era muy grande, que mi compañero José me dejaba el listón muy alto y tenía un poco de miedo. Es una gran responsabilidad. 

—¿Cómo vivió el momento con la que le comunican que ha ganado uno de los Premios de Periodismo y Comunicación Local de la Diputación?

—Me llamó una de las secretarias y me dijo que el señor presidente de la Diputación quería hablar conmigo. Salía de una rueda de prensa y lo primero que pensé fue "¿qué he hecho ahora?". Francisco Reyes ya me comunicó que había ganado el premio y me puse muy nerviosa. Recuerdo que venía del Bulevar en coche y me perdí. Tenía unos nervios muy grandes pero con mucha ilusión. Tú lo has experimentado también y es algo que no se puede explicar y ojalá todo el mundo tenga la oportunidad de vivir.

—'Lucha de la mujer' es el trabajo por el que le han concedido el premio. ¿En qué consiste?

—Es un homenaje a la lucha diaria de todas las mujeres. Lo hice en un año muy significativo para esta lucha, con la celebración del Día de la Mujer más sonado con la creación de muchos movimientos y, de verdad, los medios estábamos dando representación a lo que estaba pasando. Creí, en ese momento, que era importante hacer un homenaje a todas las mujeres que cada día se levantan, lucha y ven que la vida no es tan fácil. Algunas tenemos la suerte de no encontrar discriminación en muchos aspectos de nuestra vida pero hay otras que lo encuentran día tras día por el simple hecho de ser mujer. 

—Entrevistó a diferentes perfiles.

—Sí. Hablamos con los sindicatos y las delegadas de la mujer. Entrevistamos a la diputada Paqui Medina y analizamos diferentes perfiles de manera que hablamos con una psicóloga y sexóloga que hablaba del acoso que se puede sentir en diferentes ámbitos, no sólo el sexual. Estas mujeres explicaban cómo hay casos en los que levantarse por la mañana es un infierno y que existe una necesidad que se ha hecho pública y que los medios hacemos de altavoz para que estos casos se conozcan y la gente se conciencie. 

—¿Se llevó alguna sorpresa, algún relato que no se esperaba en esas entrevistas?

—En mi casa no se ha vivido ese machismo. Mi padre nos ha tratado como personas sin plantearse si se es hombre o mujer. Todas teníamos que hacer de todo y teníamos las oportunidades que quisiéramos y hemos trabajado en lo que hemos querido. Mi madre es de esas mujeres que han sentido el machismo en su trabajo porque ha sido pionera y ha estado en un mundo rodeada de hombres. Ella, día a día, se ha abierto camino. Pero la historia de cada persona es un mundo y es inevitable el haberme encontrado con sorpresas en estas entrevistas. Hay mujeres que lo han pasado muy mal y han luchado mucho, pero me gusta tener un mensaje positivo y es que muchos hombres han abandonado el machismo, que en la mayoría de los casos provienen de la educación.

—¿En qué trabaja su madre?

—Trabajaba en un banco y cuando entró era la única mujer. 

—¿Los medios de comunicación hacemos un buen tratamiento de este tipo de información, sobre todo de los malos tratos?

—Es un asunto muy complicado y con diferentes puntos de vista. Creo que lo tratamos lo mejor que podemos y lo mejor que nos dejan. Hay grandes profesionales en este país y creo que se está haciendo bien. Sí que habría que estudiar la repercusión que tiene y si hace un efecto amplificador, si supone un altavoz para el resto de las personas que provocan estas situaciones.

—Alguna vez me he encontrado con personas que me piden que no publiquemos los casos de violencia machista porque 'damos ideas' a otras que puedan verse en este caso. Siempre contesto lo mismo: si no lo contamos, no existe. ¿Qué piensa?

—Si no lo contamos no somos libres. Ahí está la libertad de prensa y quizás sería importante el trabajo de psicólogos y sociólogos que estudien cómo estamos afectando los medios a esta realidad, a este crecimiento al número de casos.

—¿A quién le dedica su premio?

—A mi madre y mi padre porque son los que han luchado. Se lo dedico a la Diputación que está siempre al pie del cañón dando importancia al periodismo con estos premios que hacen que se visualice la labor de los periodistas. Y a mi empresa, por supuesto. Si yo no tuviese una gran plataforma que me diese libertad para crear y opinar como está haciendo Radio Jaén Cadena Ser conmigo, como mis compañeros y mis jefes, este premio no existiría. No es que se lo dedique, es que este premio también es de ellos que desde el primer día me acogieron con los brazos abiertos y me han dado libertad para trabajar.

—¿Cuál es su meta en la profesión?

—Sólo sé que quiero ser feliz haciendo lo que me gusta como ahora y, sobre todo, me gustaría tener muchos más conocimientos, aprender. Es lo que adoro.

—¿Cuáles son los puntos fuertes y débiles de la profesión?

—El periodismo vive tiempos convulsos, de reinvención. Hay que adaptarse a lo que va viniendo, pero no sólo en la nuestra, sino en todas las profesiones. El punto fuerte que le veo es esa capacidad de inmediatez que en otros tiempos era mucho más difícil. Pasa algo y en el mismo instante todo el planeta puede saberlo. El punto débil es, por supuesto, la carencia de puestos de trabajo. Sale mucha gente preparada de las universidades y no encuentran un empleo, por desgracia.

—¿Cómo ve Jaén hoy y como la imagina dentro de diez años?

—Hoy la veo como una provincia con oportunidades que no se han desarrollado ni explotado todo lo que deberían. Creo que dentro de una década esas oportunidades, como la que está ofreciendo el aceite de oliva, serán una realidad y crearán más puestos de trabajo. Me gusta ser optimista y pensar que el movimiento de población que nos está despoblando se frenará y que dentro de diez años estaremos mucho más avanzados en todos los sentidos.

—¿Cuál sería la noticia que le gustaría dar?

—Cursé un máster de Producción de Cine y Televisión en Madrid y tuve a la gran Olga Viza como ponente. Dijo una cosa que se me quedó grabada ante esta misma pregunta. Ella contestó que un día le gustaría salir y contar que no hay noticias, la noticia es que no hay noticias. La copio, que es un gran referente, y me gustaría salir un día y no contar noticias porque siempre tendemos al sensacionalismo y contar las cosas que pasan que son más duras.

—Ambas dan por hecho que las noticias son siempre negativas. Algo bueno también es noticia...

—A eso me refiero, a que siempre tendemos a contar los sucesos y no las cosas positivas. 

—Le tienta el mundo digital.

—Sí, por qué no. Creo que las nuevas tecnologías están ahí para ayudar y para aportar a la comunicación. 

Fotos y vídeo: Esperanza Calzado

He visto un error

COMENTARIOS

Deja un comentario


COMENTA CON FACEBOOK

Entendido

Usamos cookies. Pero tranquilo. Solo lo hacemos para facilitar el uso que los usuarios como tú hacéis de nuestra web. Así podemos elaborar estadísticas e identificar lo que funciona y mejorar lo que no. Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso que le damos a las cookies. Más información sobre cookies y como deshabilitarlas aquí.