Cerrar Buscador

Jaén se echa a las plazas y a las carreteras para frenar la sangría olivarera

Por Esperanza Calzado - Febrero 24, 2020
Jaén se echa a las plazas y a las carreteras para frenar la sangría olivarera
Protestas olivareras en Jaén Foto: Esperanza Calzado

Las protestas olivareras se hacen fuertes en los 97 municipios de la provincia que alzan la voz para reclamar, una vez más, precios justos para el aceite de oliva

Javier Pérez tiene 26 años y desde primera hora estaba en la Plaza de Santa María, a las plantas de la Catedral de Jaén, con una rama de olivo en la mano. Junto a él, su madre Amparo Armenteros y Juan Pérez, su padre. 

—Si a esto no le ponemos remedio, el campo se muere y nos vamos a la ruina. 

Javier es de esos jóvenes que están dispuestos a coger el relevo generacional del campo, ese que parece que nadie quiere. Por eso, los tres han salido, una vez más, a exigir precios justos para el aceite de oliva, como han hecho miles de jiennenses en 97 plazas de los 97 municipios. En algunos, como Cazorla o Villacarrillo, cooperativas y almazaras han ofrecido aceite de oliva para desayunar.

—El que tiene 30.000 o 40.000 olivos no viene a la huelga. Aquí venimos los pobres, los que apenas tenemos 2.000. 

Respetan todo lo que ha ocurrido esta mañana, incluido los cortes de carreteras no comunicados que han provocado incidencias en una decena de municipios. Entiende que el sector está enfadado, que la aceituna no se puede recoger a 20 céntimos y que el sector está desesperado por encontrar una solución definitiva. 

 Javier Pérez y su madre, Amparo Armenteros, en las protestas olivareras llevadas a cabo hoy en Jaén. Foto: Esperanza Calzado
Javier Pérez y su madre, Amparo Armenteros, en las protestas olivareras llevadas a cabo hoy en Jaén. Foto: Esperanza Calzado

También lo comprende Francisco Martínez, olivarero de Jaén que tiene claro que la solución es complicada pero que pasa, necesariamente, por la unión del sector. 

—Los políticos nos podrán echar una mano, pero el problema lo tenemos que resolver nosotros. ¿Cómo? No lo sé, pero esto no llega a buen puerto si no vamos todos a una.

Lamenta que siempre haya gente dispuesta a vender barato y que tire los precios. Está dispuesto a no sacar ni un litro de aceite si hace falta, tal y como han propuesto las organizaciones agrarias para el mes de marzo. Lo hará como sea, a pesar de ser consciente de que la repercusión económica será la "ruina", la misma que tiene ahora.

Lo dice mientras sostiene una pancarta que reza "sin unión, no hay solución" y lanza un mensaje alto y claro:

—No queremos subvenciones, lo que queremos es un precio justo. Llevo 30 años siendo olivarero y peor que lo estamos pasando ahora no lo hemos pasado nunca. 

 Francisco Martínez, en las protestas olivareras en Jaén Foto: Esperanza Calzado
 Francisco Martínez, en las protestas olivareras en Jaén Foto: Esperanza Calzado

Hoy, la provincia de Jaén ha vuelto a ocupar las portadas de los medios de comunicación, en medio del pavor por la extensión del coronavirus. El mar de olivos tiene su particular pandemia, la de un sector primario que no levanta cabeza y que cada día tiene menos esperanza. La paciencia se agota y las promesas no se las creen. Ello, quizás, ha contribuido a que la jornada se haya desarrollado de manera agridulce.

Por un lado, las plazas de los 97 municipios de Jaén se han llenado de voces que claman por soluciones. Lo hacían poco después de que la Subdelegación del Gobierno empezara a comunicar cortes de carretera que no estaban permitidos. Protestas que, a buen seguro, tendrán sus repercusiones como las están teniendo las que se organizaron el día 30 de enero, que a pesar de estar autorizadas, se están traduciendo en multas

—Las sanciones no van a amilanar las movilizaciones.

Lo advertía Juan Luis Ávila, secretario provincial de COAG Jaén, una de las organizaciones convocantes de las protestas que han contado con la presencia de numerosos representantes políticos. En Jaén capital, el humorista Santi Rodríguez ha sido el encargado de leer un manifiesto entre los aplausos de estudiantes de colegios como el Pedro Poveda o el Santo Tomás, que se han sumado a la concentración celebrada bajo un sol de justicia.

Cerca de un millar de personas, según los organizadores, se han dado cita en la capital en la convocatoria, la quinta parada del 'espíritu de las batallas' emprendido por Asaja, COAG, UPA, Cooperativas-Agro-alimentarias e Infaoliva.

 Protestas olivareras en Jaén Foto: Esperanza Calzado
Protestas olivareras en Jaén Foto: Esperanza Calzado

Han agradecido el respaldo de la sociedad y han anunciado que no dan la batalla por perdida. Todo mientras que en Madrid, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha encabezado la Comisión Interministerial de Agricultura en el Complejo de La Moncloa. Lo ha hecho acompañado por nueve ministros, muestra de que el sector primario ya ha entrado en la agenda política. Ellos son, en parte, los que tienen que poner solución al problema. Se ha abordado el contenido del Real Decreto-ley que se aprobará mañana en el Consejo de Ministros, en el que se adoptarán medidas urgentes en materia de agricultura, pesca y alimentación.

No han faltado las alusiones a Madrid en la protesta. Luis Carlos Valero, de Asaja, ha citado directamente al vicepresidente Pablo Iglesias. 

—Dice que tenemos razón y que sigamos apretando, pues que se quede muy tranquilo, que desde las asociaciones agrarias sabemos hacerlo.

Y lo harán en marzo, cuando amenazan con hacer una marcha a pie hasta Madrid y no dejar salir cisternas de aceite de las almazaras y cooperativas. Se reforzarán controlando cada litro que entre por los puertos, comprobando que cumple con toda la normativa.

Por su parte, Juan Luis Ávila recuerda que el campo necesita medidas cuanto antes y espera a ver cuáles serán las que mañana anuncie el Ejecutivo central. Por su parte, Cristóbal Cano, de UPA, ha hecho alusión a ese relevo generacional que Javier, el protagonista de esta crónica, ejemplifica.

—Es la lucha de las diferentes generaciones, tanto los que ya son agricultores como los que el día de mañana quieren serlo.

Porque todos entienden que el sector primario tiene futuro y el olivar, por supuesto que también. Cristóbal Gallego, presidente sectorial de sector aceite de oliva de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, ha hecho alusión a lo que está ocurriendo en estos momentos, a la cuarta licitación del almacenamiento privado. Ha defendido que el sector está haciendo un esfuerzo y ha reclamado a la administración que se apliquen los mismos controles a los productos que llegan de fuera como a los que nacen de las tierras jiennenses. Finalmente, el presidente de Infaoliva Jaén, Manuel Alfonso Torres, ha apostado por la promoción y por reconquistar el mercado de Estados Unidos. 

Todos ellos han arropado a Santi Rodríguez, que hoy ha dejado su humor a un lado para ponerse serio, porque el problema lo merece. Como reza el manifiesto leído: "Las soluciones no serán rápidas, pero llegarán. Y, mientras tanto, es necesario que sigamos lanzando mensajes de fortaleza. Con el apoyo de toda la sociedad, el sector agrario no se rendirá. Estamos convencidos de que, entre todos, lograremos que se nos escuche, conseguiremos cambiar la situación y alcanzar un equilibrio en los precios tan necesario para los productores como para los consumidores. No podemos permitir que ningún olivarero se quede atrás. Y con esa convicción seguiremos adelante".

He visto un error

COMENTARIOS


COMENTA CON FACEBOOK